usuarios

Si soy una persona ciega, ¿mejor iPhone o Android?

Android o Apple: ¿cuál es más accesible para discapacitados?
Los ancianos también precisan adaptaciones en los dispositivos.
Por TLife.guruAutor

¿Te imaginas que mañana te despiertas y ya no puedes usar tu móvil? Podría pasar si, por circunstancias temporales o permanentes, dejas de estar en plenas facultades motoras, o visuales, o auditivas

Qué faena, ¿no? Podríamos decir incluso que es injusto. Y así es, porque es muy difícil encontrar dispositivos 100% accesibles.

¿A qué nos referimos con accesibilidad?

A lo que la OMS define como “la facilidad de uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), tales como internet, por personas con discapacidad”. Esto incluye características como lectura textos en voz alta y descripción de imágenes, transcripciones de audiovideo con lenguaje de signos, posibilidad de interactuar mediante gestos, etc.

Aunque hemos avanzado mucho a nivel tecnológico, sigue siendo una asignatura pendiente crear y adaptar las webs y los dispositivos de forma que puedan usarlos personas con dificultades para ver, escuchar o hablar, o con limitaciones como las que pueden tener las personas mayores y otros colectivos.

La facilidad de uso de los móviles

Un informe reciente de Fundación ONCE, realizado por el Observatorio Discapnet, analiza la accesibilidad de las web de varios proveedores de servicios y suministros del hogar. De las diez empresas evaluadas, solo tres –Iberdrola, Vodafone y Agbar– aprueban en accesibilidad.

¿Y qué hay de los móviles? Nos lo cuenta Enrique Varela, presidente de la Fundación Tecnología Social (FUNTESO), que analiza y compara para TLife la accesibilidad de Android y del sistema operativo de Apple (iOS):

Personas ciegas

“Los primeros móviles accesibles para este colectivo, que disponían de un sistema de voz que les contaba lo que aparecía en pantalla, se hicieron a principios de los años 2.000 en Symbian. Pero la verdadera revolución llegó con los primeros modelos de iPhone. Por primera vez en la historia existía un móvil con opciones de accesibilidad sin tener que pagar extras por adaptar el terminal (y eso en caso que se pudiese)”.

La evolución continúa a partir del iPhone 3:

“Apple incluye el Voice Over, que permite manejar prácticamente todo mediante diferentes gestos de los dedos sobre la pantalla. Las personas ciegas pueden escuchar los nombres de los iconos y de los botones, teclear y manejar mapas… También pueden conectar sus dispositivos braille y leer con los dedos esas mismas informaciones”.

¿Y qué hay de Android?

“Tiene su equivalente llamado TalkBack, pero incluye menos variedad de gestos (unos 12 frente a los 20 de iOS) y son más complicados de ejecutar. En cuanto a las voces, si bien la variedad en iOS es menor, funcionan bien y de forma ágil. Las personas ciegas suelen leer a grandes velocidades y exigen que también lo hagan así sus dispositivos, y que reaccionen con celeridad ante un toque o un gesto“.

Personas con movilidad reducida y mayores

“Estas personas están más a gusto manejando entornos sencillos, aunque con ellos puedan realizar acciones complejas. En este aspecto Android es claramente el vencedor, ya que permite crear entornos diferentes. Así lo hace, por ejemplo, la empresa Doro, cuyos terminales ofrecen entornos adaptados a las necesidades de las personas mayores y con movilidad reducida. Incluso tiene un modelo especial para personas mayores y ciegas que no busquen la última tecnología”.

¿Qué pasa con iOS?

“Aunque Apple incorpora una ayuda para realizar gestos con facilidad, al tener un sistema operativo cerrado impide muchos desarrollos como los de Android, que podrían facilitar más el acceso. iOS no permite la creación de escritorios y entornos diferentes a los soportados por Apple, y ello condiciona la creación de herramientas para estas personas”.

Personas con discapacidad auditiva

“Tienen soluciones equiparables en ambos sistemas. Por ejemplo, con funciones como la vibración o el encendido de la luz del flash en llamadas, o la posibilidad (para personas con audición reducida) de poner el volumen más alto de lo habitual. En Android existe incluso algún entorno que permite un manejo básico del terminal a personas sordas que no leen”.

Personas con diversidad funcional cognitiva y mental

“Este es el grupo que siempre sale más perjudicado. Hablamos de personas con autismo, síndrome de Down… Aunque no existen características que vengan ‘de fábrica’ en ninguno de estos dos sistemas operativos, sí podemos decir que en Android el trabajo está más avanzado, con entornos con pictogramas, calendarios fáciles de manejar… Por ejemplo, hay smartwatches que pueden indicar a una persona autista qué acciones tiene que realizar, una detrás de la otra. Esto es muy útil porque la alternativa es usar metros de papel plastificado, kilómetros de cartulina y kilómetros de velcro para crear los pictogramas correspondientes a cada acción y colocarlos por orden. No obstante, queda mucho por hacer en accesibilidad para este colectivo“.

Para cualquiera

No es que todos tengamos alguna discapacidad (que tire la primera piedra quien no) sino que la tecnología accesible puede también aumentar nuestras capacidades:

“La empresa Irisbond, que trabaja en el ámbito del eye-tracking (control ocular), está presentando estos días un programa para poder manejar smartphones y tabletas con la mirada, lo que hace muy fácil poder controlar sus dispositivos tanto a personas con movilidad muy reducida como a otras que, por cualquier causa, no puedan tocar sus terminales. Por ejemplo, al personal sanitario en un quirófano, o a trabajadores de una fábrica donde haya que cambiar la función de una máquina sin dejar la tarea manual”.

2 COMENTARIOS

  1. Hola:
    Me gusta el artículo pero si se me permite querría dar un par de puntualidades.
    La definición de accesibilidad no es muy acertada por la OMS. Etiqueta dicho término con las personas con discapacidad. Según la RAE la accesibilidad es cualidad de acceso y esto aplica a todas las personas. Pongo un ejemplo. En un edificio hay varias plantas y para acceder a ellas se han contruido escaleras, para hacerlo más accesible se ha pensado también en un ascensor. De esta forma todos los vecinos podrán acceder a sus pisos. Se entiende que accesible no está ligado a discapacidad. Si seguimos las pautas del diseño para todos y la accesibilidad uniersal podemos introcir más elementos para hacerlo accesible a todas las personas, incluidas claro está las personas con discapacidad. Una barandilla con doble altura, el borde de los escaloles marcados y con un contraste adecuado, la botonera del ascensor a una altura adecuada, con braille y macrotipos, un panel y/o voz indicando el número de piso, etc.
    La segunda puntualidad está relacionada con las personas con baja visión, esto es, son personas que no son ciegas pero que aun llevando gafas o lentillas, siguen sin ver bien. Como dato puedo aportar la encuesta de discapacidad y autonoméa personal (EDAD) del INE que estima en 2008 unos 4 millones de personas con discapacidad, de entre ellos aproximadamente 1 millon con baja visión, esto supone un 25%. Pues bien, este tipo de personas usan macrotipos, contraste, magnificadores, lectores de texto, que no es lo mismo que lectores de pantalla, etc. Y que porsupuesto las diferentes marcas no tratan o tratan diferente.
    Espero no molesten mis comentarios.
    Un saludo cordia.