lengua

T has fijado kmo scribes en wasap y las rrss???

Así escribimos por WhatsApp y en las redes sociales
Tendremos que ir pensando en volver a escribir en la pizarra (ya digital).
Por TLife.guruAutor

Las redes sociales, el uso constante del móvil, la escritura sobre teclado a dos dedos y las prisas, sobre todo las prisas, están convirtiendo nuestra escritura en un galimatías que está, de alguna manera, consentido y aceptado por todos, pero que por otra parte hasta al menos entendido en ortografía le saltan a la cara más de una barbaridad lingüística de la que ninguno nos libramos de cometer.

Peleando con el teclado

La mayoría de esta las faltas, abreviaturas forzadas o escrituras sintéticas inventadas parten de la pelea que tienen nuestros torpes (y a veces demasiado gruesos) dedos con los teclados y las pantallas capacitivas. ¿Recuerdas aquel maravilloso teclado de las Blackberry o incluso de cuando escribíamos SMS con los teclados del Nokia y todo era más fácil? Podíamos sentir la presión de la tecla en la yema de los dedos, ahora con estas pantallas no sabes si estás presionando una letra o la de al lado. Incluso la tecla espaciadora está tan cerca del punto que ahora separamos unas letras de otras “de.esta.manera.

La era digital lo magnifica todo 

El uso de onomatopeyas ha crecido exponencialmente con las redes sociales. Exclamaciones y signos de interrogación se despliegan al gusto del usuario. “Me encantaaaaa!!!”, “OOOOHH k pena!!!!!” . Son buenos ejemplos del desmesurado uso de la exaltación, con mucho signo, que no falte que ya está pagado… (en la época del SMS teníamos más cuidado con esto). Y encima olvidamos poner el signo que abre interrogación o exclamación. Ya sabemos que el tiempo es oro, pero es que esto sigue siendo español y no inglés.

Más vale que sobre…

Por otra parte y con esto de gastar letras para enfatizar, ahora las risas son más largas que nunca y pasamos del clásico: “Jajaja” al “JJJJjjjaaajajajjjajajjaa”, para que se note bien que nos tronchamos.

La transformación de la “q”

Sin duda es el dígrafo que más ha variado, cada uno lo usa como mejor le parece. Si te fijas en un mismo grupo de Whatsapp puedes encontrarla de estas formas: “k”, “q”, “que”, “qe”, “ke”, “kieres”.

La “h”ha muerto

Esa gran desconocida, tan muda, tan olvidada y tan confundida que muchas veces igual sobra que falta: “Ya e llegado”, “Ola!!”, “Me voy ha casa”. Hasta hemos exterminado a esa pareja tan mona que formaba con la “C” y que tantas alegrías nos daba: “Kieres xurros??”, “Xao”, “Xorizo”

ESTO ES GRITAR

Cuando usamos las mayúsculas todo el rato, a veces para que no se note si nos olvidamos algún acento, es como si estuviéramos gritando a los cuatro vientos y eso queda muy mal ¿no crees?

En ocasiones veo comas 

Al igual que otras letras tan distinguidas de nuestro idioma, signos como la “coma” han sufrido un grave descenso de uso. Y es que cuando se contesta a toda velocidad, por desgracia, sobran los protocolos: “Ni rojo ni azul ni amarillo”. Imagino que como ya no lo leemos en voz alta, no nos quedamos si aire al pronunciar una frase larga sin pausas.

Ni hay tilde, ni se la espera 

Cabía esperar que si no hay tiempo  para comas, menos lo haya para poner tildes. Lo malo es que parece que decimos otra cosa: “Ke paso con eso”.

Cambios de personalidad

No es solo que cambiemos la “B” por la “V”, es que ya vamos a por la “G” y la transformamos en “W”: “Ke wueno”, e incluso a por la “LL”, que la cambiamos por “Y” :  “Mis yaves”

Adiós a las vocales

Son las primeras que salieron disparadas cuando llegó el social media. Para qué poner tantas vocales si se sobreentienden… :  “Dnde estás??”, “Mndamlo ya!!!”

Ahí hay un niño que dice ¡ay!

¿Es que ya no importa si te duele, si lo señalas o si estás? Peor es si nos ponemos a explicar los porqués, porque o por qué. Tres cuartos de lo mismo.

Aumenta el consumo de la S líquida

“Stoy” seguro de que “sto”solo es una moda pasajera.

La traición del corrector 

Por si todo lo anterior fuera poco, el corrector no siempre ayuda y por el contrario contribuye a entorpecer nuestro lenguaje escribiendo por sí mismo lo que le viene en gana: “Salidos (salimos) ahora de Madrid”, “Te lamé (llamé) el otro día”.

Creando nuevos vocablos

Cortando por aquí, pegando por allá y nos sale una palabrita nueva que me ahorra escribir dos: “mdijo ayer qe…”, “Ake hora vienes???”.

En fin, lo importante es la comunicación y aunque parezca lo contrario el idioma no se va a perder así como así  por estos usos que son causa más de la economía del lenguaje o de los usos sociales informales de comunicación. Si miramos para atrás tenemos ejemplos en Argentina y Uruguay con el Vesre, que viene del entorno del Tango y que consiste en darle la vuelta a algunas palabras. Lo mismo ocurre con el Verlan en Francia, desarrollado a partir de la inmigración y ambos mucho antes de la era digital.

El caso es que si te quieres comprometer con escribir algo mejor y ya que lo haces en el móvil, propóntelo como un juego y prémiate cuando te esfuerces en acentuar y poner comas y quítate puntos si usas mucho la “K” o se te olvida la “H”.

AÚN NO HAY COMENTARIOS