SALUD

Dos ‘wearables’ para que te sientes bien al trabajar

Dos 'wearables' para que te sientes bien al trabajar
Por TLife.guruAutor

Las wearables quieren susurrar a nuestro lado más fetichista y gastón. Por eso los smartwatches, objetos de lujo más que de necesidad, son los abanderados en esta primera generación (habrá que ver si la última) de prendas inteligentes. Pero las wearables podrían hacer cosas muy útiles para reinventar nuestra vida diaria. Por ejemplo, enseñar a sentarnos bien. Upright, que se lanzará este mes, intentará hacer justamente eso. No es ninguna broma sentarse bien. La lumbalgia es responsable del 11,4% de las bajas laborales o temporales en España y el 14,8 % de la población la sufre puntualmente, según un estudio de la Sociedad Española de Reumatología.


La idea es colocarse un dispositivo con adhesivo allí donde la espalda casi pierde su nombre que detecta si nos estamos sentados como debemos. El dispositivo se basa en la combinación de un sensor y un acelerómetro que registran la inclinación y posición del aparato. Si cambiamos a una posición dañina, vibra. El gadget se pega a nuestro cuerpo con una tira adhesiva. Y es poca cosa: 30 gramos de peso y de medidas 11 x 3.5 x 1.5 cm.

Evidentemente, la cosa se acompaña también de la inevitable app para el smartphone. Upright le pasa a su extensión en el móvil sus datos por bluetooth para que podamos registrar cómo progresamos en el arte del buen sentar. Lo alimenta una batería de litio que se recarga por USB.

¿Precio? Pues algo más caro que su competencia. Upright, en preventa, cuesta 115 euros. Lumoback, que se enfrenta al problema como una suerte de cinturón smart, cuesta parecido: 132 euros. Pero otras opciones como Lumo Lift, elegido por Time como uno de los mejores inventos de 2014, y que tiene el aspecto de un micrófono techie de corbata, cuesta 71 euros.

Y hay otras soluciones (que parecen, para ser sinceros, más de bombero) como el USB Posture Alert Reminder que se venden por 19,50 euros. Claro que se trata de una especie de webcam que detecta si nos estamos acercando demasiado al monitor y nos avisa con un chirrido (que puede ser desactivado y sustituido por una menos irritante luz roja). Y nos podemos sentar mal también ante un plato de ravioli, al que no le sentaría (valga la redundancia) tan bien el engancharle una webcam respondona.

AÚN NO HAY COMENTARIOS




TRIVIA
  • 1¿Es cierto que se puede ‘emitir’ wifi desde las bombillas?