niños

Un cochecito conectado y un calcetín inteligente para bebés

Inventos y juguetes conectados para bebés
Por TLife.guruAutor

Estamos al inicio de la era del coche eléctrico que se conduce solo, toda una inspiración para las mentes de los inventores que en seguida relacionan unas tecnologías con otras para crear esos magníficos objetos que surgen con el llamado Internet de las cosas.

Tal es el caso de Smartbe, un cochecito de bebé que se mueve solo. Este práctico vehículo inteligente es capaz de realizar más de diez funciones: mecedora, sistema anti-robo, webcam, micrófono, altavoces con canciones de cuna, botón de emergencia, medidor de temperatura del bebé e incluso calentador de biberones y todo ello controlado a través del teléfono móvil con su propia app.

Este sueño de todo padre y madre futuristas tiene dos modalidades de conducción, una asistida por un motor eléctrico con autonomía de 5 horas y que es capaz de avanzar solo a una distancia mínima del progenitor; y otro modo manual para llevarle como toda la vida, empujando. Aunque creo que cualquier madre o padre que haya probado el sistema autónomo ya no querrá volver a dar ni un paso empujando el carrito.

Este invento del argentino Guillermo Morro se adapta muy bien a la tendencia actual de la práctica del running, ya que además de seguir coordinadamente al que lo lleva, puede bajar el cetro de gravedad para poder ir rápido sin volcar.

Si tu bebé acaba de nacer, antes de que salgas corriendo a comprar este magnífico invento, debes saber que tras superar la ronda de financiación en Indiegogo, el primer carrito no estará en la calle hasta diciembre de 2016.

Culito seco y feliz

Otro invento conectado que puede ser muy útil para los cuidados del bebé es Well Baby Care Sensor, creado por la empresa DigiSense, un wearable que monitoriza el pañal del bebé anunciando si se ha hecho pipí o caca e incluso aportando datos sobre la cantidad y el tamaño de las deposiciones. ¿No estaremos llegando demasiado lejos con esto del big data? Pues parece que no, ya que con estos datos se puede saber cuánta cantidad de leche materna ha tomado el bebé.

DigiSense también ha creado otro tipo de sensores como uno que controla la respiración (por aquello del temor a la muerte súbita), otro que sirve de entrenamiento para dejar el pañal con una app y un cuento ilustrado e incluso la versión del sensor de pañales para adultos.

digisense-well-baby-care-sensor

Para la fiebre

Otra de las grandes preocupaciones de los padres es si el bebé tiene fiebre. Sin saber muy bien por qué, nos pasamos el día tocándole la frente. Para evitar malas lecturas de medición, la compañía Withings ha inventado un termómetro  que mide la temperatura con hasta 4.000 mediciones consecutivas, lo bueno es que para esto tarda solo dos segundos. Esto se hace para corregir los posibles errores que se deriven de la temperatura exterior ya que busca e identifica el punto más caliente con sus 16 sensores de infrarrojos.  Se coloca sobre la sien del infante y cuenta con conexión wifi y Bluetooth para enviar datos al móvil, aunque también cuenta con una elegante pantalla led donde aparecen los grados. Cuesta unos 100 euros y obtuvo el premio a la innovación en el pasado CES 2016.

thermo-application-c

El calcetín inteligente

Otro invento presentado en el CES y que está pensado para paliar la psicosis de los padres primerizos por la salud de sus bebés es el Smart Sock o calcetín inteligente, ideado por la startup Owlet, es capaz de medir las constantes vitales del bebé como el ritmo cardíaco y el nivel de oxígeno en sangre, la temperatura de la piel e incluso la postura en que está durmiendo el niño. Si, por ejemplo, el nivel de oxigeno de la habitación disminuye, el calcetín le mandará una señal al smartphone de los papás que podrán acudir rápidamente a socorrerle. Muy útil si vives en una estación espacial, en un submarino o si piensas colonizar Marte con tu familia. El calcetín (uno solo, no la pareja) cuesta alrededor de los 200 euros.

 

 

2 COMENTARIOS

  1. El concepto de hogar inteligente pasa necesariamente por la capacidad de éste de percibir el estado de sus habitantes. Crear servicios y funcionalidades útiles para las personas en el hogar son la clave para una adopción mayoritaria de este tipo de tecnologías. Sin embargo, tengo mis dudas sobre si el aluvión de gadgets de los últimos tiempos, ayuda o perjudica a que el público se tome en serio la revolución tecnológica que viene (pienso, por ejemplo, la huevera que le dice a tu móvil que tienes que comprar huevos). Estoy seguro de que, como ocurrió con la telefonía móvil, la smarthome encontrará aplicaciones que serán de gran utilidad para la mayoría y que no sólo estarán relacionadas con la salud sino (sobre todo) con el confort y el ocio.

    1. Interesante reflexión Jruitina, aunque siempre hay una parte de de desarrollos tecnológicos ajenos al consumo masivo que se dedican a solucionar aspectos muy diferentes al ocio y al confort. Esperemos que ganen visibilidad.




TRIVIA
  • 1¿Cuánto puede costar hacerse unas gafas caseras de realidad virtual?