odontología

¿Qué puede hacer una impresora 3D por tus dientes?

Llegan las primeras prótesis dentales impresas en 3D
Por TLife.guruAutor

El largo y complejo proceso de fabricar una prótesis dental puede tener los días contados: con la impresión 3D, se puede tener una corona o un puente en pocas horas.

Las utilidades de la impresión 3D en el campo de la salud van a toda pastilla  y todo parece indicar que, en un futuro no demasiado lejano, se podrá “bioimprimir”, es decir, imprimir tejidos y órganos vivos. De momento, los éxitos se han obtenido en aquellas estructuras que, como sucede con una férula, son inertes y no necesitan regenerarse.

Dentro de este mundo, hay un campo en el que las impresoras 3D van a suponer una auténtica revolución. Y no es un titular gordo, es la verdad. Nos referimos a las prótesis dentales (puentes, coronas, dentaduras postizas…), cuyo futuro se encamina a pasos agigantados hacia la impresión digital.

Probablemente no seáis muchos de vosotros los que hayais tenido que pasar por el trance de requerir una prótesis dental, ya que los avances en el campo de la prevención han propiciado que cada vez perdamos menos piezas y, en consecuencia, sean menos necesarias.

Disminuir las visitas al dentista

Por si no estáis familiarizados con el asunto, os contaré que la fabricación de un puente o una corona es un proceso largo y complejo que requiere de varias visitas al dentista. Se trata de un trabajo artesanal, realizado a medias entre el protésico y el odontólogo, en el que a la pericia y saber hacer de ambos debe sumarse la suerte: no siempre la adaptación es sencilla ni se ajusta a la primera (sé bien de lo que hablo: mi padre era dentista -perdonad el detalle personal- y a lo largo de su vida colocó miles de prótesis; algunas, creedme, dieron bastante guerra).

Bien, la impresión 3D puede dar un vuelco a la situación. El primer paso es escanear la boca del paciente y, después, diseñar en el ordenador el tipo de prótesis que necesita. Una vez tenemos diseñado el modelo en 3D, para fabricarlo se da la orden a la impresora, una especie de fresadora que  puede “esculpir” coronas en diferentes materiales -autorizados para su uso en odontología- a partir del modelo previamente diseñado. Total, en unas pocas horas tenemos la prótesis.

El cambio es sustancial. Y la apuesta de empresas como Stratasys es la de conseguir que cada clínica dental llegue a contar con una de estas impresoras. Es posible que, en no muchos años, el recuerdo de las primitivas prótesis artesanales sea eso, un mero recuerdo.

 

AÚN NO HAY COMENTARIOS




TRIVIA
  • 1¿Es cierto que se puede ‘emitir’ wifi desde las bombillas?