psicología

¿Has perdido el pudor en Facebook? ¿No será soledad?

Publicar muchos detalles en Facebook delata soledad
Un joven se hace un selfi en ropa interior.
Por TLife.guruAutor

Todos tenemos algún amigo en Facebook que cuenta demasiados detalles personales o incluso íntimos. En parte nos choca y en parte nos incomoda. De hecho, a los que son muy insistentes en contar pormenores de su vida a veces hasta los borramos de nuestra lista de amigos, según detectó la propia Facebook hace meses.

Bien pues una reciente investigación ha encontrado una relación entre el número de revelaciones personales en las redes sociales y el nivel de sensación de soledad del usuario. La revista científica Computers in Human Behavior acaba de publicar una investigación de la Universidad Católica Juan Pablo II de Lublin (Polonia), donde se han creado dos escalas de medición y las ha comparado: la Escala de Privacidad en Facebook y la Escala de Soledad.

Al comparar los resultados que los 887 universitarios testados ofrecían en ambos índices, Agata Błachnio y Aneta Przepiorka (autoras del paper) descubrieron que cuanta más sensación de soledad confesaban tener los usuarios, mayor era el número de detalles personales que publicaban en su muro.

Guru Tlife

Solo conoces al 72% de tus ‘amigos’

La investigación también detectó algo que casi todos intuimos: que los más jóvenes de ese grupo de participantes en el estudio eran toda vía más proclives a contar sus intimidades en público, con respecto a los mayores (algo que aumentaba en situaciones de soledad, claro). Eso es, digamos, un agravante en personas solitarias, pero tiene que ver mucho con el menor celo por la intimidad que muestran los adolescentes. Esto queda aún más patente en otra investigación realizada en el Departamento de Psicología de la California State University, y que se publicará en breve en la misma revista.

Los psicólogos enseñaron a 4.000 estudiantes de Secundaria toda la lista de amigos que tenían en Facebook, sin dejarles ver más que la foto, y resultó que, de media, los participantes en el experimento solo sabían decir el nombre del 72% de sus supuestos colegas. Otro detalle curioso es que los chicos tendían a recordar mejor los nombres de otros chicos, y las chicas también tenían mejor memoria para las caras femeninas.

Captura de pantalla 2016-02-24 a la(s) 11.29.45Lo cierto es que está cundiendo la idea de que tener muchos amigos en las redes sociales es signo de éxito social. Un tercer estudio realizado en Alemania y EE UU simultáneamente en septiembre de 2015 lo confirmó: las personas con mayor número de amigos en Facebook se sentían más queridas y valoradas que los que tenían menos. Pero en parte se trataba de un espejismo, ya que, si preguntaban sobre el aprecio que esas personas tenían por la gente con un buen puñado de contactos, decían que no les merecían mayor consideración que otras; es decir, yo creo que tengo muy buena imagen social por tener muchos contactos, pero lo cierto es que no es algo que aprecie en otros. Así somos…

4 COMENTARIOS

  1. No hacía falta ninguna investigación científica., Creo que ya hace tiempo que está claro que gran parte del auge de las redes sociales, se debe a la soledad, a la incapacidad para conseguir relaciones sociales de cierta continuidad, a la falta de habilidades sociales para verbalizar ” a la cara” sentimientos, opiniones… por no hablar de la baja autoestima e inmadurez de la persona que necesita mostrarse constantemente a los demás, para que “vean” la vida tan fantástica y entretenida que lleva, aunque sea lavándose los dientes, desayunando un colacao, o en otras situaciones más pintorescas, por decirlo de alguna manera. Iba a decir también que a quién puede interesar toda esta tontuna, pero no perdamos de vista las motivaciones de los espectadores que secundan estas exhibiciones con los consabidos “me gusta”.

  2. Creo que fue Andy Warhol quién dijo que en el futuro, todos tendríamos nuestro minuto de gloria. Lo que núnca imagino es que ese minuto de gloria para el más común de los mortales se daría en su casa, al amparo de cuatro paredes y a la lúz de un dispositivo electronico, bien sea el smartphone o el portatil, etc. Ese minuto de gloria que no consiste más que en que 2000 extraños, la mayoria, fomenten y positiven que estas comiendo un plato de macarrones y has decido compartirlo con el mundo virtual, con su foto, su comentario, y sus debidos hastags. Es la estupidez por la estupidez, y lo más peligroso es que mucha de la gente que hace esto, y quizá me incluyo por que mentiriamos si dijeramos que jamas hemos caido en estas conductas, termina creyendo que la “amistad” virtual es real, ergo sustituye a la gente más cercana de su entorno por los seguidores,followers, likes y demas mandanga….y eso da miedo.

    El mismo que ver a un completo desconocido exhibiendo sus miserias personales, de pareja o que ha discutido con su madre y nos hace participes a todos con un selfie compunjido que roza lo extravagante y lo psicologicamente tratable. El mismo miedo que da pensar cuando lees “Amigos y familia de Facebook, se os quiere y echa en falta, sois lo mejor” en el muro de alguién , ¿Cuanto hace realmente que no le dices te quiero a la cara a alguien de tu entorno’

    Y te acuestas con un like más , y ya ni te acuerdas como era esa cosa rara de darse un abrazo y mirarse a los ojos…

    Y antes de dormir “selfie dormido” #buenasnoches #sweetdreams #adormir

    Pena y miedo…más pena quizá, de haber perdido los sentidos y los placeres más obvios entre un teclado y una pantalla que nos quema las retinas…

    Pienso yo.

  3. ‘Sin dejarles ver más que la foto, y resultó que, de media, los participantes en el experimento solo sabían decir el nombre del 72% de sus supuestos colegas’, hasta me parece un % alto. Eso de que los amigos de mis amigos son también mis amigos, se cumple en Facebook.