e-commerce

Cinco pasos para blindar tus compras por internet

Cinco consejos para comprar de forma segura en internet
Por TLife.guruAutor

Ya no nos da miedo comprar por Internet. Al menos eso es lo que se desprende de los datos de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC), que asegura que entre abril y junio de 2015 las ventas online en España alcanzaron los 4.945 millones de euros, un 27% más que en el mismo trimestre de 2014. Además, a la espera de conocer cifras definitivas, se estima que durante todo el año pasado el comercio electrónico generó en nuestro país unos 20.000 millones de euros, lo que supone cerca del 2% del Producto Interior Bruto.

Todo indica que los antiguos recelos a comprar por Internet han sido superados gracias a las continuas mejoras de seguridad de las plataformas de pago, así como a entornos mucho más amigables que facilitan las transacciones online y hacen más intuitivo lo de cargar el carrito virtual y pagar a golpe de clic. Si aun así sigues teniendo miedo a pulsar el botón Comprar o quieres asegurarte de que tu pedido online cuenta con todas las garantías, no te olvides de seguir los siguientes pasos.

  1. Navega en privado

No conviene dejar huellas de las compras online, sobre todo si las realizas desde un ordenador al que no sólo tienes acceso tú. Ante la posibilidad de que se te olvide borrar los datos introducidos tras hacer el pago, una buena opción es iniciar el proceso de compra abriendo una ventana de navegación privada. Cuando cierres la sesión, gracias a esta función se eliminará automáticamente tu historial, así como los posibles formularios de autocompletado y las contraseñas introducidas.

Aquí tienes los atajos para abrir una de esas sesiones en los distintos navegadores:

  • En Internet Explorer, Microsoft Edge, Firefox y Safari: una vez abierto el navegador, pulsa la combinación Ctrl + Mayúsculas + p
  • En Chrome: una vez abierto el navegador, pulsa la combinación Ctrl + Mayúsculas + n
  1. Busca la “s” en la URL

En el momento en el que estés a punto de confirmar tu compra, es decir, cuando te pidan introducir tus datos y los referentes al método de pago escogido (como el número de la tarjeta de crédito o débito o tu usuario de PayPal), comprueba que la URL de la página en la que te encuentras comienza por https. Esas siglas se corresponden con HyperText Transfer Protocol Secure, es decir, protocolo seguro de transferencia de hipertexto, lo que indica que cualquier información que compartamos en ese momento será cifrada y no podrá ser interceptada por terceros.

SEGURO1

  1. Comprueba el candado

En esa misma URL, a la izquierda de las siglas https, debe aparecer un candado cerrado. Ese icono también indica que las transacciones realizadas desde esa página web se harán de forma segura. Si haces clic en el candado, se desplegará información más exhaustiva que verifica la identidad de la empresa a la que vas a pagar, así como datos sobre el cifrado de la operación y los detalles del certificado de seguridad que garantiza toda esa información.

SEGURO2

  1. Revisa tu buzón de correo

Es importante que la página web te muestre en pantalla el éxito (o no) de tu compra. Pero no basta con eso, sino que además debes asegurarte de que la compañía que te ha vendido un producto o servicio te ha enviado un correo electrónico con todos los datos de tu compra. Además, en el caso de que la hayas pedido, también deberá remitirte la factura o un enlace a un site desde donde puedas imprimirla. Este punto es muy importante por si debes reclamar algo posteriormente.

  1. Reclama tus derechos

Ante cualquier problema con tus compras online, debes poner la pertinente reclamación en la Oficina del consumidor que te corresponda. Si la compra se ha realizado a una compañía extranjera ubicada en la Unión Europea, la queja puede dirigirse al Centro Europeo de Información al Consumidor.

Además, la Unión Europea ha creado una plataforma online que estará operativa a partir del 5 de febrero de 2016 para resolver aquellos conflictos entre consumidores y empresas en las compras a través de Internet. Online Dispute Resolution podrá utilizarse para casos a nivel nacional e internacional y todas las compañías que venden por Internet estarán obligadas a informar en su propia web de la existencia de este mecanismo de resolución de conflictos, que entre otros objetivos persigue acortar los hasta ahora largos y costosos procedimientos que se inician tras reclamar incidencias en las compras online.

 

AÚN NO HAY COMENTARIOS




TRIVIA
  • 1¿Cuál de estas dos ‘nubes’ ofrece más espacio gratuito?