Tú también haces ‘showrooming’ y no lo sabes

¿Miras en tiendas y compras en internet, o viceversa?
Tocando la guitarra.
Por TLife.guruAutor

Los expertos en marketing aseguran que el showrooming tiene en jaque a todo el sector de la distribución. Y si crees que tú no tienes nada que ver con esto, lo más seguro es que te equivoques porque quizás ya hayas realizado varias veces esta práctica.

Aunque en español aún no se ha encontrado una única palabra para definirlo, el showrooming consiste en ir de tiendas, mirar productos concretos y probarlos para, después, terminar adquiriéndolos en Internet, no sin antes consultar distintos precios en diversos establecimientos online. En realidad, viene a ser el “busque, compare y, si encuentra algo mejor, cómprelo” de aquel anuncio de los 80 que hoy sería todo un viral, pero con la nueva dimensión del mundo digital. Porque, ahora, lo de decantarse por algo mejor (o más barato) se puede hacer con un smartphone delante de las narices del dependiente que se gana la vida atendiendo todas nuestras consultas in situ.

Por eso, no es extraño que algunas tiendas físicas hayan comenzado a prohibir el uso del móvil o, incluso, a establecer una tasa a aquellos potenciales clientes que entran a “echar un vistazo”. Esto es justo lo que hizo hace un par de años Celiac Supplies, un establecimiento australiano de artículos para celiacos que decidió poner este cartel en su entrada.

“Queridos clientes, a partir del 1 de febrero, esta tienda cobrará una tasa de 5 dólares a las personas que “sólo estén echando un vistazo”. La tasa de 5 dólares se devolverá cuando se haga la compra”.

Aunque hay un fenómeno contrario al showrooming del que los establecimientos físicos están sacando partido y que seguro que también has practicado. Se trata del ROPO, acrónimo en inglés de buscar online/comprar offline (Research Online Purchase Offline), también conocido como webrooming.

En este caso, hablamos de aquellos consumidores que visitan tiendas online, foros con opiniones sobre artículos concretos y otros sites con el fin de recopilar toda la información sobre el producto que necesitan. Sin embargo, a la hora de adquirirlo y pagarlo prefieren acercarse a un establecimiento físico. Los motivos que llevan a esta práctica son, principalmente, estos tres:

  • Corroborar in situ las características del artículo para no llevarse sorpresas: dimensiones, peso, talla, color…
  • Ahorrarse los plazos de entrega de las compras online.
  • Preguntar por artículos específicos que no están en los catálogos online.

 

 

AÚN NO HAY COMENTARIOS