Internet

¡Vecino, compárteme el wifi!

Cómo compartir banda ancha y gastos con tus vecinos
Existen alternativas para tener una conexión compartida con los vecinos (Getty)
Por TLife.guruAutor

Si a las personas nos clasificaran por cómo nos comportamos con respecto a nuestra conexión a internet no habría grandes diferencias con cómo lo hacemos en otros aspectos de nuestras vidas, como con la comida. A grandes rasgos, podríamos dividirnos en gorrones (que siempre van pidiendo a los demás), los prácticos (que proponen compartir condumio y gastos), los solidarios (que dan de su parte a otros) y los egoístas (que no comparten ni a la de tres).

Si alguna vez te has planteado por qué desperdiciar un montón de megas que pagas y no usas -que, a la postre, es como tirar comida- perteneces sin duda la segunda especie: la de los prácticos. Es decir, los que prefieren compartir menú de datos para aprovecharlos y garantizar su consumo, además de ahorrar dinero. La proliferación de esta tipología de consumidores está haciendo que surjan iniciativas para satisfacer sus necesidades. Un ejemplo de ello es la tecnología WIMAX, que ofrecen empresas como Marphone.

Se trata de un sistema de conexión inalámbrica que proporciona un ancho de banda suficiente como para que se puedan conectar a internet centenares de residencias. Para funcionar solo requiere de una estación base para su antena, desde la que enviar datos a un router WiMAX (que puede combinarse también con wifi). Este se encargaría de distribuirlos entre los diferentes ordenadores asociados.

Otra opción es la que ofrece la empresa Wireless BCN: propone que la comunidad contrate un servicio de banda ancha ADSL con un proveedor de telecomunicaciones y ellos se encargan de distribuir la señal a cada vecino mediante wifi.

Carlos Bock, ingeniero experto en comunicaciones de banda ancha, asegura que este tipo de opciones pueden plantear dos problemas:

  1. Por un lado el regulatorio, ya que si una comunidad contrata y sufraga un servicio del que luego cada vecino paga su parte proporcional (como en el caso que propone Wireless BCN) sería como revenderlo, lo cual no está permitido, según afirma Bock.
  2. Por otro lado el contractual. “Normalmente los operadores grandes no te permiten revender la conexión y cuando una comunidad contrata el servicio y lo distribuye esta violando el contrato suscrito con el operador”, afirma el experto.

Bock también comenta que, a nivel técnico, es necesario que el servicio provea entre 20 y 50 megabytes de datos por segundo para que cada usuario tenga “una experiencia de usuario mínimamente aceptable“. Además, “en un escenario ideal, sería mejor hacer la distribución final cableada”, añade. En cualquier caso, lo primero es que haya acuerdo entre los vecinos, es decir, que al menos unos cuantos sean de la especie de los prácticos.

AÚN NO HAY COMENTARIOS




TRIVIA
  • 1¿Cuál de estas dos ‘nubes’ ofrece más espacio gratuito?