prueba

Cinco trucos básicos para sobrevivir a ‘Dark Souls 3’

Trucos de supervivencia para 'Dark Souls 3'
Una captura promocional de 'Dark Soul III'.
Por TLife.guruAutor

Llegó el momento. El gran día para los gamers más masocas, entre los que este gurú se cuenta. La puesta de largo de Dark Souls 3, a todas luces, el último capítulo en la saga de videojuegos más endiablados de la historia.

En TLife llevamos nuestras decenas de horas de vuelo en este tercer capítulo (estamos a un tris de acabarlo), y ya te podemos decir que el lema clásico de esta saga, “Prepárate para morir”, no ha cambiado. Dark Souls 3 es un juego durísimo siempre, desesperante en ocasiones y de llorar de tanto en tanto. Pero como no queremos que tires tu mando por la ventana, que son caros, hemos pensado en darte esos cinco consejos de supervivencia que tan bien te vendrán en tus primeras horas vagando por los bellos y temibles paisajes de Lothric.

1 | Elige un caballero

Si es la primera vez que juegas a la saga, ni te lo pienses. Pero aunque seas veterano curtido en mil batallas, igual una primera partida es mejor empezarla por aquí. El caballero te permite arrancar con una estupenda armadura a la que no hay que menospreciar. Tiene también una fuerza y una vitalidad de inicio que ponen las cosas un pelín cuesta abajo. Así que caballero, de capa y sombrero (casco en este caso), es lo mejor para empezar. Si eres terco y no quieres hacer caso a este gurú, al menos sigue este otro consejo: no elijas al ladrón o pasarás unas primeras horas muy duras. Habla la voz de la experiencia.

2 | Sube resistencia y fuerza

Olvídate un poco de los puntos de salud de tu personaje y concéntrate en dos parámetros cada vez que subas nivel. Resistencia, que aumenta tu barrita verde. Fuerza, que aumenta lo fuerte que pegas. Y de lo demás, de vez en cuando sube tu vigor, que te permitirá blandir o equipar armas y armaduras más pesadas. Fe, Inteligencia, Suerte o Destreza te interesan lo justo.

3 | El escudo siempre por delante

Dark Souls 3 comparte con su primo victoriano, Bloodborne, algo que esta saga carecía. Endiablada velocidad. Los enemigos atacan como relámpagos y te persiguen hasta la muerte. Además, tienen la frecuente manía de ocultarse a un lado de puertas o ventanas o justo encima de ti, aguardando el instante a que pases bajo ellos para descender con un letal ataque. Llevar el escudo alzado y caminar (que no correr) por territorio inexplorado es la mejor de las ideas.

4 | El arco es tus amigo

Hay una enorme diferencia entre lo engorrosos que eran los arcos en anteriores capítulos y lo eficaces que son en esta secuela. Para que te hagas una idea, cuatro de los final bosses más difíciles los liquidé tensando flecha en la cuerda. Es una ayuda esencial para estas primeras horas tener un arco de mano y potenciarlo incluso antes que cualquier otra arma.

5 | Comienza en ‘offline’

Dark Souls es el doble de divertido cuando juegas online. Porque puedes invadir… y ser invadido. Es decir, que otro jugador interrumpa tu juego, te de una lluvia de palos y te impida continuar con tu aventura, desandando el camino hasta la última hoguera. Créeme, si eres novato, es mejor que te saltes hasta que cojas un poco de mano esta diversión. Porque lo frustrante que puede llegar a ser no poder activar un nuevo punto de control porque a un gracioso se le ha ocurrido invadirnos no se puede describir con palabras.

Y poco más te podemos decir. Alaba el sol, devora las almas y teme a los dragones.

AÚN NO HAY COMENTARIOS




TRIVIA
  • 1¿Qué fabricante de consolas perdió a su presidente en julio de 2015?