investigación

Así pueden los videojuegos cambiar tu cerebro 

Cómo los videojuegos pueden cambiar tu cerebro
NeuroRacer es un videojuego creado por neurocientíficos.
Por TLife.guruAutor

¿Cuántas veces has escuchado que los videojuegos fomentan la violencia, crean adicción, tienden a fomentar el aislamiento y conducen a la soledad? Pues bien, puede que estemos a punto de entrar en una nueva era mucho más positiva porque varios investigadores en diferentes partes del mundo han demostrado que los videojuegos pueden cambiar el cerebro a mejor (incluso los más violentos).

Aunque en los últimos años la industria del videojuego ha puesto todo su empeño en idear títulos y propuestas que reúnan a la familia en torno al televisor en vez de separarla en diferentes habitaciones de la casa, lo cierto es que los videojuegos no consiguen borrar las impresiones negativas que generan especialmente en los no jugadores. Esto es: fomentan la violencia, crean adicción, tienden a fomentar el aislamiento del jugador, crean adicción y conducen a la soledad. El primer argumento que se suele esgrimir para dejar claro su efecto negativo es el primero, la incitación a la violencia. De hecho, es bastante recurrente citar que alguna persona especialmente agresiva jugaba a cierto videojuego violento con fruición (a la vez que escuchaba música metal a solas en su cuarto).

¿Está comprobado científicamente que esto sea así? ¿Hay una relación directa entre videojuegos de contenido violento y la agresividad de quien los juega? En tres décadas de estudios los científicos no han logrado ponerse de acuerdo, no hay consenso entre ellos. Por un lado, algunos investigadores han descubierto que sí se produce un incremento de alrededor del 4% en los niveles de agresividad después de jugar a títulos eminentemente violentos. Y por otro lado están los expertos que han concluido que hay factores claramente más decisivos a la hora de fomentar la agresividad, como el contexto familiar, la salud mental o el simple hecho de ser hombre.

Recientemente, un tercer grupo de investigación se ha unido a la controversia. La edición online de la BBC ha presentado en un artículo de análisis el trabajo y las teorías de varios psicólogos sobre una cuestión que realmente importa teniendo en cuenta que los videojuegos, realmente, importan. Esta forma de entretenimiento no es algo minoritario, sino todo lo contrario. En 2016 se estima que hay más de un billón de jugadores en todo el planeta y que su venta recaudará más de 100 billones de libras este año.

gamer-brain_331e.640

¿Y qué opina este grupo de psicólogos? La mejor noticia, desde luego, es la que apunta que los videojuegos pueden ser una gran forma de mantener la mente activa y retrasar el declive que conlleva envejecer. Es fácil recordar toda aquella avalancha de títulos relacionados con lo que se llamó brain training y que ningún investigador pudo probar que tuviera el efecto que prometían. Ahora esa tesis se está intentando demostrar con Neuroracer, un videojuego creado por el Profesor Adam Gazzaley y un equipo de desarrolladores de la industria de la consola en la Universidad de California (San Francisco). Neuroracer está pensado para personas mayores que tienen que conducir un coche a la vez que hacen otras tareas. Al contrario que con el fenómeno brain training, el Profesor Adam Gazzaley ha podido demostrar que después de jugar 12 horas los reflejos y la memoria de los jugadores aumentaban y que podían conseguir mejores resultados que jugadores mucho más jóvenes.

“Me interesa mucho pensar que quizá en un futuro no muy lejano, un psiquiatra o un neurólogo prefieran trabajar con videojuegos antes que recetar un medicamento. Quizá estemos a un paso de una terapia basada en medicina digital”, dice el Profesor Gazzaley.

En el Instituto Max-Planck del Desarrollo Humano, en Berlín, la profesora Simone Kuhn ha elegido ver qué diferentes efectos produce jugar a Super Mario 64  para DS durante dos meses seguidos. Su primera y más notoria conclusión es que hay tres áreas del cerebro que demuestran un crecimiento remarcable. Sí, el cortex prefrontal, el lado izquierdo del hipocampo y el cerebelo crecen, y todos ellos están relacionados con las funciones motoras del ser humano.

smsr4

Luego está la facción liderada por el doctor Henk ten Cate Hoedemaker apunta que hay mucho potencial oculto en videojuegos aparentemente conflictivos. El da el mejor ejemplo con Underground, el título que él mismo ha creado. En Underground se trabaja con herramientas de cirugía, se secciona, se emplean instrumentos muy afilados, se hacen heridas… Para muchos, una mala influencia. Para él, una manera de mejorar habilidades quirúrgicas o de inspirar una profesión en la vida. Otra facción la encabeza la profesora Daphne Bavelier que ha comparado la destreza visual de jugadores y no jugadores y ha concluido que aquellos que prefieren videojuegos de acción la tienen más desarrollada que los que no. ¿Por qué? Según la experta Bavelier, este tipo de juegos requieren que los jugadores estén siempre atentos a lo que sucede en toda la pantalla, mientras están concentrados en hacer evolucionar al protagonista. Así que masacrar a todos esos zombis quizá no sea algo tan potencialmente agresivo, ¿no?

p0326n6t

 

 

AÚN NO HAY COMENTARIOS




TRIVIA
  • 1¿Qué fabricante de consolas perdió a su presidente en julio de 2015?