¿Cuánto cuesta adaptar el PC a la realidad virtual?
El videojuego 'Chronos' a través de las Oculus Rift.

ANÁLISIS

¿Cuánto cuesta adaptar tu PC a la realidad virtual?

Por TLife.guruAutor

Prepárate. El enésimo intento de las compañías por encontrar la piedra de toque que arrase tanto como el móvil ya está aquí. Se llama realidad virtual y tiene forma de casco. Y vale… un ojo de la cara y parte del otro. 550 euros por reservar unas Oculus Rift, las gafas de realidad virtual de Valve. Y eso es solo empezar a gastar, porque, por si no lo sabes, amigo gurú, alguien tiene que mover esas experiencias en alta resolución que vivirás con tu casco.

Y ese alguien es tu PC. Para que te hagas una idea, hablamos en tarjeta gráfica de más de 250 euros —estas dos te valdrían: NVIDIA GTX 970 o AMD R9 390— y una CPU de otros doscientos euros como poco, caso de que quieras maquear tu PC ya existente según los requisitos mínimos oficiales publicados por Oculus, la compañía comprada por Facebook por más de 2.000 millones.

Pero la cosa se puede poner mucho peor. Si tienes un portátil, por ejemplo, puedes ir diciéndole bye bye a tunearlo para adaptarte a la nueva moda. Tendrás que comprarte del trinque un PC y eso no te saldrá por menos de 700 euros. O esperar a la nueva ola de portátiles que sí estarán preparados (y que te costarán aún más). Lo fuerte es que estos requisitos mínimos solo te aseguran que funcionarán bien los juegos del primer ciclo de vida del casco, que se espera que dure unos dos años. O sea, que a las malas te gastarás unos 1.300 euros por dos años de tranquilidad.

Una panacea difícil de alcanzar

Y además pasa otra cosa. Existen análisis a patadas de que la calidad gráfica que disfrutas ahora mismo en títulos como The Witcher 3, Rise of Tomb Raider y similares es, hoy en día, una panacea inasumible para la realidad virtual. Vamos, que las 90 imágenes por segundo que exige esta tecnología no se van a mover con texturas hiperdetalladas o modelos digitales cuidados hasta el último detalle. De hecho, puedo confirmar  por múltiples entrevistas a gente del mundillo que este camino hiperrealista no se contempla a medio plazo por los desarrolladores serios. De momento, lo expresionista y lo cartoon serán las mejores apuestas para lo virtual.

Como gurú techie, no hay nada que me pueda emocionar más en este mundillo que la realidad virtual. He probado todos los cascos de los principales actores que se batirán el cobre próximamente: el Samsung Gear VR, el Oculus Rift, el HTC y el PlayStation VR han pasado por mis manos y mi cabeza. He vivido experiencias alucinantes, la mejor con un Samsung Gear VR probando el nuevo juego de los de Monument Valley, Land’s End.

Hasta he probado las alternativas más de baratillo, pero no por ello desdeñables, en las que también hay metidas empresas españolas. Y soy un convencido de que la experiencia —especialmente cuando empecemos a tener avatares personalizables que nos permitan vivir sueños colectivos con los ojos bien abiertos—. Ahora bien, no creo que a estos precios sea una opción viable. Es más, comienzo a ver perfilado un ganador que de momento está bastante calladito en cuanto a precio y salida al mercado.

Sony me parece que se la va a jugar a los demás. Tiene ya más de 30 millones de PlayStation 4 por el mundo. Y su PlayStation VR, que se ve divinamente aunque probablemente esté por debajo del techo técnico que podrán alcanzar sus compañeras, aún no ha anunciado precio ni fecha concreta de salida (se sabe que llega en el primer semestre de este año, y poco más). Cuando se enfrentaron el HDVD y el Blu-Ray, Sony ganó de paliza gracias precisamente a su parque de PlayStation. El resultado, que cuando cargamos un disco en una Xbox One es un Blu-Ray, el formato patentado por Sony.

¿Un casco mucho más barato?

Ese as en la manga, y especialmente a estos precios elevados, es lo que permitirá jugar a Sony con más riesgo. No hay que desdeñar el poder de Facebook. Pero como la compañía de la consola top ventas se líe la manta a la cabeza y saque el casco entre 100 y 200 euros más barato que el de la competencia, el impacto en Oculus puede ser catastrófico. Y habrá que ver también lo que hace Valve, propietarios del bazar del gaming más poderoso, Steam. Su HTC es el mejor en tecnología y experiencia muy de largo. Pero no tengo nada claro que el precio vaya acorde. Además, Valve mete el pie en un mar que no domina, el del hardware. La única con know how (como está de moda decir) en este peliagudo mercado es Sony.

¿Conclusiones? Nada de precomprar Oculus salvo que te rebosen los bolsillos de billetes. Apuesta por un casco para el móvil. Si tienes uno de los últimos Samsung, no hay que dudarlo un instante, de cabeza a los 100 euros que cuesta un Samsung Gear VR. Si no, espera. Al menos hasta que Sony y Valve anuncien qué van a hacer con sus cascos ahora que Facebook ha confirmado, generando mucho mal rollo, lo mucho que nos sableará la cartera por este nuevo paradigma. Prudencia y paciencia, querido gurú, que no estamos para tirar la casa por la ventana.

AÚN NO HAY COMENTARIOS




TAGS: , ,

TRIVIA
  • 1¿Es cierto que se puede ‘emitir’ wifi desde las bombillas?