VIRTUALISMOS

La pinta marciana que tendrás con el Magic Leap

Magic Leap patenta su visor de realidad aumentada
Por TLife.guruAutor

Es un problema de los gordos. El elefante en la habitación, como dicen los anglosajones. ¿Cómo convencer al público masivo de que se pongan un casco de realidad virtual? Porque la cosa bonita, lo que se dice bonita, no queda. Al Magic Leap —el revolucionario dispositivo de realidad aumentada que han financiado empresas como Google, JP Morgan o Warner Brothers— le pasa un poco igual. En la patente que acaba de ganar el invento, podemos ver la pinta del casco. Por decirlo en una frase: nos cubre toda la cara.

530 (1)

Otra cosa es que el Magic Leap no sea en sí interesante. Que lo es y mucho. La realidad virtual y la aumentada se diferencian en un aspecto fundamental. La primera aísla por completo al individuo del mundo que lo rodea. La segunda pinta elementos virtuales en nuestro día a día. Y lo cierto es que si bien la virtual no puede contener a la aumentada, el efecto viceversa sí es perfectamente posible.

En el vídeo que separa este párrafo del anterior puedes hacerte una idea, con todo el bombo y platillo que acostumbra el mundillo techie al desvelar un nuevo y supuestamente revolucionario gadget, todas las cosas que se podrán hacer con Magic Leap.

Mundanas:

  • Mirar todas tus redes sociales sobreimpresionadas sobre tu dormitorio, aún con las legañas puestas.
  • Escucharte un documental sobre el Everest mientras ves su representación tridimensional de las distintas expediciones.
  • Ver un partido de tu equipo favorito con los jugadores invadiendo tu salón.

Extraordinarias: 

  • Ponerte a cazar dragones en el paseo de la Castellana.
  • Sostener sobre tus manos un elefante en miniatura.
  • Observar a un profesor dando una lección sobre el Big Bang y que el gran petardazo del génesis estalle en plena clase.

El problema es el de siempre. Fuera de un área de expositores de una feria o de un centro comercial, fuera de la incomodidad asumida por un par de horas en el cine o en un parque temático, ¿quién va a aceptar ponerse un casco a diario para disfrutar de su ficción? Geeks y gurús estamos dispuestos. ¿Pero un mercado tan grande como para cumplir con las desmedidas expectativas de las consultoras, que calculan más de 100 billones de euros a medio plazo para esta industria? No les miento, lo veo mal. Hasta que las lentillas aumentadas sean una realidad, la barrera es demasiado grande.

Y otro capítulo que huele raro es la calidad del contenido que nos ofrecen estos más bien caros cascos. Pero esa es otra historia…

AÚN NO HAY COMENTARIOS




TRIVIA
  • 1¿Cuál de estas dos ‘nubes’ ofrece más espacio gratuito?