jugones

‘One Life’, el único videojuego donde solo tienes una vida

'One Life': una única vida, una única partida.
Una secuencia de 'One life'.
Por TLife.guruAutor

Morir siempre es un fastidio –es probable que la frase se la hayamos cogido prestada a Woody Allen– y morir en un videojuego incluso más; dependiendo el tiempo que hayamos invertido en la partida en cuestión puede ser lo más parecido a una vida… No nos vamos a poner metafísicos ni profundos –ni tampoco frívolos ni superficiales, ojo–, pero las cosas como son: que te maten y tener que volver a empezar a desde el principio es un grandísimo bajón. Últimamente, la tendencia en cuestiones mortuorias y luctuosas en el mundo del videojuego está en alza; esto es: se muere en loop y solo hay que echar una partidita rápida a Ninja Gaiden o Dark Souls  para entender de qué hablamos. Los desarrolladores parecen empeñados en poner a prueba los nervios del jugador de un modo casi sádico porque en muchos títulos lo que parece imposible es vivir. Uno no puede evitar entrar en una especie de abulia que le lleva a asumir que la muerte le acecha por todas partes y que no hay mucho que pueda hacerse salvo darle a ‘continuar’ una y otra vez…

Pero, ¿y si no pudieras continuar? ¿Y si solo tuvieras una única vida y cuando la hayas consumido ya no pudieras volver a jugar nunca más? Es exactamente lo que pasa en One Life –nadie puede llamarse a engaño con un título tan explícito–, juego disponible en Steam Greenlight .Aquí puedes jugar hasta que mueres por primera vez. Cuando eso pasa, se bloquea tu cuenta de Steam Greenlight para que no puedas volver a jugar nunca más. Puedes abrirte otra, claro, pero cada partida cuesta 10 dólares (aunque hay puristas que piden que esto tampoco sea posible y la cosa se limite a una verdadera única vez). Así, tan desquiciante, apetecible y retador como suena. It’s now or never, que diría Elvis.

Tétrico escenario de One Life.

Tétrico escenario de One Life.

A ver, como (casi) todo en los videojuegos la cosa no es tan dramática como lo pintan en un primer momento. Hay truco, pero es bastante raro, siniestro y retorcido… En One Life perder un combate no equivale a muerte instantánea, sino que puede implicar, simplemente, estar herido. Ahí entra la parte sádica: el jugador que ha vencido en el combate decide si perdona la vida a su oponente o le ejecuta (y, por lo tanto, le quita la posibilidad de jugar para siempre). El perdón no es nada altruista, ojo, y siempre lleva adosado algo a cambio. Por ejemplo, uno puede esclavizar (literalmente) a un jugador porque tiene en sus manos lo más preciado: una única y preciosa vida.

No todo sucede en combates, la muerte acecha en cualquier rincón de One Life, que muestra un entorno poco acogedor en el que pululan y abundan bandas callejeras y monstruos. Los integrantes de las primeras son de los que pueden perdonarte la vida a cambio de pagar un alto precio y los segundos no suelen hacerlo; son, básicamente, más viscerales y salvajes. One Life anima a fomentar la amistad desde el minuto uno y a tirar del lema de otro clásico, esta vez de los Beatles: With a little help from my friends. Y también invita a revisitar otra gran filosofía de vida porque a veces es mejor morir de pie que vivir de rodillas

AÚN NO HAY COMENTARIOS




TRIVIA
  • 1¿Qué formato de imagen pesa menos?