lanzamientos

¿Será ‘The Last Guardian’ otra obra maestra de Team Ico?

¿Será 'The Last Guardian' la tercera obra maestra de Team Ico?
Una captura de 'The last guardian'.
Por TLife.guruAutor

En 19 años de trayectoria, Team Ico solo ha publicado dos títulos. El tercero, The Last Guardian , va a ver la luz el próximo 6 de diciembre para la consola PlayStation 4. Pero a pesar de su escasa producción, este estudio de desarrollo de videojuegos es uno de los más reputados del mundo.

articulo

La comunicación no verbal alcanza cotas sublimes con los juegos de Team ICO.

En 2001, esta compañía japonesa sacó al mercado un enigmático y preciosista juego llamado Ico, y en 2006 lanzó Shadow of the Colossus. Los dos para la consola PlayStation 2. Y no ha hecho falta nada más para que Fumito Ueda, su fundador, sea uno de los grandes creadores en la historia del sector.

¿Pero qué tienen de especial los juegos de esta casa? Guillermo del Toro, el director de películas como El Laberinto del Fauno o Hellboy considera que solo hay dos obras de arte en el mundo del píxel: sí, los dos títulos de Team Ico. Y no nos extraña, porque el imaginario de Ueda es similar al del genial mexicano.

En Ico (2001), el protagonista es un joven nacido con cuernos, un rasgo de mal agüero para los habitantes de su aldea, que lo encierran como medida de protección en una fortaleza abandonada. Tras conseguir escapar de su celda, encuentra a Yorda, la hija de la reina del castillo, a la que debe ayudar y con la que pretende huir de su prisión. Para ello deberá superar multitud de obstáculos resolviendo numerosos rompecabezas.

ico-game

‘ICO’ introdujo una serie de elementos técnicos y de mecánica de juego muy novedosos.

Ico pasó a la historia por ser un juego en el que apenas hay dialogo y por su enorme fuerza visual. En una época en la que los gráficos de los juegos luchaban por ser lo más realistas posibles, Fumito Ueda se esforzó porque fueran lo más oníricos posibles, gracias a unos juegos de luces y de sombras nunca antes vistos.

En Shadow of The Colossus, publicado en 2006, el protagonista es un joven llamado Wander, que debe viajar a caballo a través de un vasto territorio y derrotar a 16 gigantes, conocidos colectivamente como Colossi (colosos en español) para devolver la vida a una joven llamada Mono. Para poder derrotar a cada enemigo, hay que explorar y conocer sus debilidades. Shadow of the Colossus es considerado tanto como un sucesor espiritual como una precuela de Ico. Ueda llenó el juego de pequeñas conexiones entre los dos títulos, solo perceptibles por los fans más sensibles, como en detalles como las sombras o la iluminación.

shadow-of-the-colossus-37265

Magnífica imagen del juego ‘Shadow Of The Colossus’. No se puede evitar acordarse de Goya.

Tanto Shadow of The Colossus como Ico arrasaron en las críticas. Ambos tienen un más que respetable 91 y 90 respectivamente en la web Metacritic, que recoge la puntuación media de los análisis de los medios especializados de todo el mundo. Por su parte, la reedición remasterizada que unió a ambos para PlayStation 3 y que vio la luz en 2011 acumula un más que respetable 92.

The Last Guardian, un proyecto que lleva retrasando su lanzamiento desde 2009, va camino de superar estos guarismos. En el los jugadores controlarán a otro joven, pero que esta vez no tendrá nombre, que se ha despertado amnésico, lleno de tatuajes y acompañado de una bestia gigante llamada Trico.

Antes de que los poseedores de una PS4 se enfrenten a The Last Guardian, PlayStation ha dado unas claves a través del blog oficial de la compañía, para entender mejor el juego y disfrutarlo más a fondo. Toda una brújula no solo para guiarse en este último lanzamiento, sino también en todo el catálogo de Team Ico.

1. El poder de las imágenes

El chico protagonista de The Last Guardian no puede utilizar su lenguaje verbal para comunicarse con el gigantesco Trico -definido por Ueda como “no es un perro, no es un gato, no es un pájaro, es una mezcla de elementos de varios animales”-, por lo que tendrá que hacerse entender mediante gestos. Esta limitación hace que en el juego cualquier mínimo gesto de cualquiera de los dos personajes sea lo suficientemente fuerte como para que el jugador pueda entenderlo. En apenas unos minutos delante de la consola se puede descifrar el código con el que los dos personajes se entienden. Un logro que solo se puede conseguir gracias a la potencia visual de esta obra.

2. La voz en ‘off’

Si en Ico y en Shadow of the Colossus los jugadores transitaban en silencio, en The Last Guardian contarán con la ayuda de una voz en off, la de un anciano que es el niño protagonista, muchos años después de los acontecimientos que podemos ver en pantalla. Gracias a los datos que ofrecerá, se puede contextualizar la historia y se enriquece la experiencia. Pero a los fans más acérrimos de Team Ico el recurso no les hará mucha gracia. ¿No es mejor ir descubriendo el argumento sin necesidad de ninguna ayuda?

3. Identificación total con el personaje

Ueda quiere que los jugadores se diluyan por completo en la historia. Por eso el  protagonista no tiene nombre. Y por eso cualquiera de sus progresos será vivido por los que tengan el mando en la mano como un éxito. El japonés destaca un momento en concreto de empatía: “Uno de mis momentos favoritos son los momentos eureka: si el chico está intentando comunicar algo a Trico y finalmente éste lo entiende. Eso no solo une a los personajes entre sí, también une a los jugadores con ellos, porque está descubriendo lo mismo que ellos en ese justo momento”. Si uno está notando esa alegría, estará notando un momento Ico.

4. Amarás a Trico

Los juegos de Team Ico tienen un común una cosa: emocionan a quienes los juegan. Y para conseguir ese difícil objetivo Ueda recurre a pequeños trucos para conectar afectivamente con sus personajes. Uno de ellos se denomina “salvar al gato” y consiste en hacer un favor importante a uno de ellos para sentir algo por él. En el caso de The Last Guardian, una de las primeras acciones que hay que llevar a cabo es sacar del cuerpo de Trico dos lanzas. Su reacción de gratitud despertará ternura y será el principio de una bonita amistad no entre el protagonista del juego, sino entre el jugador y el gran animal.

5. Los enemigos no son como los de otros juegos

En The Last Guardian el protagonista no sabe luchar. Debe colaborar con Trico para superar los obstáculos que se encuentre. Y dichas piedras en el camino serán los enemigos, a los que habrá que derrotar no a mamporrazos, sino a base de resolver acertijos y puzzles.  “El chico no sabe combatir, necesitará trabajar con Trico para poder superar las amenazas”, asegura Ueda.

¿Será The Last Guardian la tercera obra maestra de Team Ico? La respuesta está en los jugadores: si sienten la conexión con su protagonista, así será. Y si se emocionan, por supuesto.

 

AÚN NO HAY COMENTARIOS




TRIVIA
  • 1¿Qué formato de imagen pesa menos?