tendencias

VRcade: así serán los futuros salones recreativos

Los videojuegos 'arcade' se renuevan con la realidad virtual
Por TLife.guruAutor

Aunque el mundo de la tecnología y de los videojuegos siempre mira hacia el futuro, hay veces que también se fija en su propio pasado para avanzar. Así lo pareciçó después de ver los lanzamientos presentados en la pasada feria E3, la más importante del mundo del entretenimiento digital, celebrada el pasado mes de junio en la ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos).

En ella pudimos ver cómo se recupera un género que parecía ya olvidado: el del arcade. Así que, aprovechando que llega el Día Mundial del Gamer, analizamos cómo este tipo de videojuegos va a renovarse con ayuda de la realidad virtual.

Estos títulos siempre comparten unas mismas características: diseño sencillo, su dinámica de juego se aprende en segundos, son frenéticos, sus fases son muy cortas (se juega durante episodios de 5 o 10 minutos y luego se descansa) y su dificultad es ascendente.

Los máximos exponentes del arcade son Pac-Man, Street Fighter II o Time-Crisis, que no se hicieron famosos en una consola, sino en una máquina recreativa. Y ahora, en 2016, este tipo de aparatos no son solo una pantalla con unos mandos: son gigantescas construcciones en las que los jugadores pueden vivir experiencias nunca antes vistas.

PRIMERA

Jugador con todo lo necesario para una partida de VR.

La nueva generación arcade se llama VRcade. Se trata de un espacio real que puede tener hasta un kilómetro cuadrado de superficie en el que varios usuarios entran dotados de cascos de realidad virtual y periféricos como armas o volantes. Además, el movimiento de sus cuerpos estará siendo medido para ser trasladado en el juego. Es decir, que si mueven sus piernas, avanzarán por el videojuego. Si saltan de verdad, saltarán dentro del escenario en el que se encuentren. Y si les disparan, tendrán que apartarse de verdad para esquivar el tiro.

Uno de los juegos disponibles para VRcade es uno de disparos y mata-mata llamado Time Zombies, disponible en un salón de juegos de California. Otros son solo interesantes proyectos, como Space Traveller , que permite meterse en la piel de un astronauta. Como se puede ver en el vídeo que está debajo de este párrafo, los jugadores pueden recoger piezas reales y utilizarlas para reparar la nave que ven sus ojos. Incluso puede ser colaborativo, con dos usuarios trabajando mano a mano para completar la misión.

De momento, los VRcade construidos tienen el tamaño de una habitación, pero sus creadores esperan poder construir pronto alguno del tamaño de un almacén. Uno de los más espectaculares está situado en Dubái, dentro del complejo Hub Zero, y se llama Virtual Arena. Dentro, los visitantes pueden matar renacidos con el ya citado Time Zombies o enrolarse en la marina galáctica con Interstellar Marine’s Bullseye, una especie de Halo pero adaptado a la realidad virtual.

Disfrutar de una partida de VRcade cuesta entre 5 y 12 dólares (entre 4,5 y 11 euros). Puede parecer un precio muy elevado, sobre todo si lo comparamos con las 25 pesetas (15 céntimos de euro) que costaba echarse un vicio hace 20 años. Pero sabiendo que un pack formado por un casco de Oculus Rift y por un buen ordenador que sea capaz de “mover” los juegos compatibles no baja de los 3.000 euros, no parece tan caro.

Si los VRcade ya instalados en Estados Unidos o en Dubái tienen éxito, es más que probable que en unos años este tipo de instalaciones proliferen en los centros comerciales de todo el mundo. Y otra vez los adolescentes se dejarán la paga en maquinitas. Como en los 80 y los 90. Al final, el pasado siempre vuelve, incluso en la tecnología.

 

 

AÚN NO HAY COMENTARIOS




TRIVIA
  • 1¿Cuánto puede costar hacerse unas gafas caseras de realidad virtual?