Moneda virtual

Tú también usas Bitcoin y no lo sabes

Así está transformando Bitcoin las bases del sistema económico
Bitcoin, tres en uno: una moneda, un protocolo de intercambio y una red. © Jason Benjamin
Por TLife.guruAutor

Muchos han oído a lo lejos las campanas que hablan de Bitcoin y muy pocos saben de qué se trata esta criptomoneda que es a la vez “una moneda virtual; un protocolo y un ecosistema”, como señala el ingeniero informático y experto en Bitcoin, Víctor Escudero.

Bitcoin vive días felices tras las oscilaciones de la llamada “burbuja bitcoin”, atrayendo a gigantes como Paypal o Microsoft, pero, por mucho que se empeñe, es sólo una de las decenas de monedas virtuales existentes y casi nadie la utiliza en la vida real. Sin embargo, más que un sistema económico paralelo, en donde la moneda virtual sustituya al dinero tradicional, podría ocurrir que se funda tecnológicamente con la economía ortodoxa y eso que hoy se conoce como Bitcoin termine siendo en el futuro algo parecido a lo que fue Napster en su día para las descargas, “proponiendo una tecnología revolucionaria pero que desaparece en favor de otras plataformas como eDonkey o bitTorrent. Todo parece indicar que caminamos a una economía “bitconeizada” donde, como señala Escudero, los bancos “podrán ignorar bitcoin como moneda, pero la adopción de su tecnología es inevitable”.

¿Y qué será lo que trascienda de bitcoin? El santo grial del bitcoin, el centro neurálgico de su revolucionaria tecnología, está en el llamado blockchain o cadena de bloques. Esta cadena de bloque es un sistema de reputación, un registro público de las transacciones Bitcoin en orden cronológico. El blockchain es compartido entre todos los usuarios de Bitcoin, que vigilan la estabilidad de las transacciones y cuidan el buen funcionamiento del sistema.

Como moneda virtual, Bitcoin siempre se ha enfocado en el cambio, siendo la primera moneda digital y un sistema de pago (el blockchain), lo que posibilita el movimiento de bitcoins alrededor del mundo dentro del ecosistema de la moneda digital. Sin embargo, comienzan a aparecer entidades y bancos que utilizan la tecnología de bitcoin para mover no ya moneda digital, sino dinero tradicional en el entorno “analógico” de la economía.

La primera de ellas es Ripple Labs, un protocolo de pago único distribuido que permite pagos gratuitos e instantáneos en cualquier divisa en cualquier parte del mundo. “Solucionamos el antiguo problema de los caros y lentos pagos transfronterizos conectando los sistemas de pago del mundo, con un protocolo común de Internet. Ripple es a los pagos que HTTP es a la información”, asegura Chris Larsen, co-fundador y CEO de Ripple Labs.

Así, mientras los pagos actuales son lentos y caros porque se ejecutan en infraestructuras anticuadas, nuevos bancos, como el alemán Fidor Bank, utilizan la infraestructura de Ripple –la tecnología de bitcoin– para mover dinero real con todas las bondades de las monedas vituales. “Ripple permite a los bancos realizar transacciones directamente entre sí, eliminando la banca corresponsal y brindándoles liquidación inmediata”, asegura Larsen. Tras la veta abierta por el Fidor Bank, se han sumado los bancos americanos CBW Bank y Cross River Bank y Ripple desplega Earthport, la mayor red abierta para los pagos bancarios global. Earthport cuenta las instituciones financieras más importantes del mundo entre sus clientes , incluyendo Bank of America, HSBC , American Express y Standard Chartered.

Por su lado, el BBVA Ventures, el proyecto de capital riesgo del Grupo BBVA destinado a la inversión en startups transformadoras de la industria financiera, acaba de realizar una inversión en Coinbase, la plataforma de transacciones líder bajo la divisa virtual Bitcoin que ya cuenta con 2,1 millones de consumidores que usan su “wallet” (cartera virtual). Jay Reinemann, director de BBVA Ventures, abraza la descentralización del protocolo Bitcoin y subraya su capacidad revolucionaria: “En esencia Bitcoin es un protocolo descentralizado que permite el intercambio de valor entre partes en cualquier lugar del mundo, algo que potencialmente podría alterar los servicios financieros”, asegura. “Al servir a consumidores, empresas y desarrolladores por igual, Coinbase toca los aspectos más importantes de este ecosistema emergente, y está en una de las mejores posiciones posibles para conocer los nuevos desarrollos y aplicaciones para esta tecnología”.

De este modo, mientras en la superficie de la economía ortodoxa, el Bitcoin continúa siendo un sueño romántico hacia una nueva sociedad, en las entrañas de la economía real, el código informático de Bitcoin sí transforma progresivamente las bases del sistema. ¿Cuál será el siguiente paso?

AÚN NO HAY COMENTARIOS