nuevas profesiones

Diez consejos para que te animes a ser bloguero

Diez consejos y trucos para escribir tu propio blog
Por TLife.guruAutor

¿Quién dijo que los blogs estaban pasados de moda? Al contrario, escribir artículos (post) sobre lo que te gusta y publicarlos en Internet está en completo auge y lo bueno es que gracias a la universalidad de la Red todo el mundo puede participar e incluso te pueden leer tanto aquí como en cualquier rincón del mundo.

Como para cualquier otra cosa en la vida, solo hace falta ponerse manos a la obra y lo demás ya lo iremos puliendo con la experiencia. Pero para ayudarte un poco en el comienzo te vamos a dar algunos consejos que incluso te servirán para llegar a publicar en TLife.guru.

Lo primero es tener el tema bien claro

Antes de aporrear el teclado a lo loco debes aporrear primero la cabeza. Es necesario que tengas claro sobre lo que quieres escribir y que lo vayas delimitando, de lo contrario te irás por los cerros de Úbeda a la mínima de cambio (lo sé por experiencia). También es importante que tengas clara la finalidad de tu texto: si es para realizar una crítica, si es una impresión sobre un nuevo invento, si quieres hacer un tutorial… Ya que según lo enfoques, así  deberás estructurarlo.

¡Llamando a las musas!

Buscar la inspiración no es tan complicado como puede parecer, simplemente se trata de estar atento a lo que sucede alrededor y hacer experimentos uniendo temas unos con otros, aunque parezca que no tienen nada que ver, algo sale. El mejor consejo es que lo que escribas tenga frescura, esto no quiere decir que renuncies a incluir temas pasados que te gustan, simplemente hay que saber conectarlos con el presente, ya que la novedad  siempre atrae mayor interés.

Antes de escribir hay que ilustrarse

Documentarse a base de bien es una de las cosas más importantes, si te quieres tomar esto en serio, ya que la información que incluyes hay que contrastarla y  comprobar la calidad y eficacia de las fuentes. Obtén suficiente cantidad de información reciente sobre el tema a tratar, de esta forma te aseguras de que tus argumentos son sólidos a la hora de que alguien te los quiera rebatir en posteriores comentarios. También es importante no olvidar a nadie, cita tus fuentes, se sentirán agradecidos y empezarán a tomarte en serio.

Aprobado en gramática

Dos de los factores que más nos echan para atrás a la hora de ponernos a escribir en serio son la ortografía y la gramática, pero es importante que te quites el miedo escénico que produce exponerse gramáticamente a unos potenciales lectores. No te preocupes porque todos metemos la pata alguna vez, pero los editores de texto con corrector ortográfico y la siempre disponible ayuda online de la Real Academia Española de la Lengua  o de Fundéu BBVA te serán muy útiles para resolver tus dudas y te encaminarán hacia la frase correcta. Leer otros blogs, prensa y literatura son las mejores formas de perfeccionar giros, frases y modismos del lenguaje. De todas formas, lo más importante de todo es que seas claro y que se te entienda.

Originalidad al poder

No hay mayor originalidad que ser uno mismo y comportarse como tal. Además la sinceridad y el buen humor son claves para que un lector te siga hasta la última línea, aunque también puedes tener un estilo más serio o melancólico, tú decides, pero es importante que pienses en cómo te gustaría que te hablaran a ti, es una buena fórmula para llegar a los demás. Sobre todo utiliza tu imaginación, crea, analiza a tu modo y plasma tu verdadera personalidad en cada párrafo. Y por supuesto no copies, una cosa es que te bases en los textos de otros autores y otra cosa es que les plagies las frases o las ideas, de nuevo piensa que es algo que no te gustaría que te hicieran a ti.

Enlaces, tu mejor arma

Proporciona a tus lectores todos los recursos que creas necesarios para que comprendan e indaguen más sobre el tema que estás tratando, incluso para que vean otros puntos de vista diferentes al tuyo. Piensa además que tu post lo pueden leer personas de diferentes niveles culturales, expertos o ajenos al tema y que debes aportarles, de manera equilibrada, enlaces por ejemplo a definiciones de términos que pueden ser más o menos complicados. Importante comprobar que los enlaces realizados llevan realmente al lugar donde queremos que lleguen.

Una imagen más que mil palabras y un vídeo más que 10.000

A esta alturas no es necesario que te diga que es importante ilustrar tu texto con fotografías, dibujos o infografías acordes a la información que proporcionas, ya que además de hacer más atractivo visualmente tu post, aportan información visual de lo que estás contando y harán que se comprenda mejor. Si además usas vídeos el resultado es realmente inmejorable. Solo una advertencia, vigila los derechos de imagen. Hay varias páginas donde puedes encontrar material bajo licencia Creative Commons. YouTube, Flickr, Morguefile o Vimeo son un buen ejemplo para comenzar.

Lo bueno si breve…

Aunque hay corrientes adversas que abogan por la lectura pausada y sin prisas, hay que reconocer que el estilo de vida actual pide rapidez y esto implica también a la lectura. Por eso tus textos deben tender a ser cortos, entre 2.000 y 3.000 caracteres (con espacios incluidos) es más o menos la tendencia, pero si de vez en cuando te quieres explayar y contarlo todo, que nada te frene.

Desgastando el borrador

Corrige sin miedo todo lo que te parezca que pierde el sentido inicial del texto, imágenes, datos. etc. Es importante releer una, dos y hasta tres veces, si es necesario, para ver que realmente lo que hemos puesto era lo que queríamos escribir en un principio y sobre todo que nos deja satisfechos.

Conversa con tus lectores

Después de la emoción de publicar algo que has creado tú mismo y si además la medición de audiencias te es favorable, es posible que recibas comentarios sobre tu artículo. Hay muchos tipos de usuarios y de comentarios, ya sabes a que me refiero, pero la máxima del buen bloguero es que hay que admitirlos todos, ya sean dulcemente aduladores o atronadoramente críticos con lo que has puesto. Ante todos ellos, a no ser que te lleguen a faltar al respeto (que también), hay que tener una actitud muy diplomática y calmada, encajar las críticas como un lord inglés y saber defender tus ideas sin tampoco pretender convencer a nadie con ello. Eso sí, cuidado con los spam, que seguro que te aparecerá más de uno, pero se les reconoce porque te doran la píldora sin sentido y llevan un enlace de tipo publicitario.

Bueno, ahora que ya sabes todas estas cosas ya no tienes excusa y no te queda más remedio que ponerte manos a obra. Todos tenemos algo que contar y a todos nos gusta compartir nuestros conocimientos. Estoy seguro de que pronto veremos tus textos publicados.

 

5 COMENTARIOS

  1. Gracias Miguel Angel, buen ramillete de consejos que son solo validos para un blob.
    Me preguntaba si ademas de lo “bueno si breve, dos veces bueno” tambien añadirias aquello de que “lo mejor es enemigo de lo bueno…”. Es decir, hasta que punto debemos pulir el post. Debemos publicarlo si ya podemos darlo por bueno o es mejor pasarse un poco de perfeccionista antes de publicar?

  2. Grandes consejos, lo explicáis todo bien claro.
    Me encanta la frase “LO BUENO SI BREVE…” debería aplicarla tanto en el blog como en mi vida cotidiana. Las mamás blogueras tenemos poco tiempo para escribir, para escuchar y para leer. Debemos ir al grano que para marearnos mejor vamos a la puerta del cole a parlotear con las otras madres y lo pasamos mejor.

    1. A mi la brevedad es una de las que más me cuestan, quizás es porque también me gusta bastante el parloteo. Lo cierto es que de una buena conversación y de lo más cotidiana tambien puede nacer un buen post.