internet

¿Eres de los que prefiere navegar sin publicidad?

Qué son los 'ad blockers' y cómo afectan a los usuarios y a los medios
Por TLife.guruAutor

Los ad blockers son aplicaciones que se pueden añadir al navegador o instalar en el teléfono móvil y que sirven para bloquear la entrada de anuncios publicitarios mientras navegamos por la Red.

Visto así parece algo lógico, el usuario está cansado de que la publicidad le asalte y perturbe su experiencia en Internet e intenta bloquearla, pero hay que tener en cuenta que esta práctica también supone un perjuicio para los medios y webs  que necesitan este tipo de financiación para sostener su actividad. Por lo que estamos en un tema que produce cierta polémica.

¿Cómo funcionan?

Estas aplicaciones y complementos bloquean las peticiones HTTP de acuerdo a su dirección de origen y que reconoce como formatos de inclusión de anuncios, con lo que puede bloquear IFramesscripts y Flash. También puede usar hojas de estilo (stylesheets) de usuario generados automáticamente para ocultar elementos de la página, en lugar de bloquear, elementos tales como publicidad en forma de texto de una página a medida que ésta se carga.

¿Cómo es el perfil del ad blocker?

Gracias a un estudio de Global Web Index analizado en la web de BBVA, podemos decir cómo es el perfil del usuario de bloqueadores de anuncios actual: se trata de un hombre de entre 25 y 34 años, altamente conectado a través del móvil y más propenso a pagar por contenidos y servicios que le atraen con tal de disfrutarlos sin publicidad de por medio

Este informe también señala que el índice de internautas que utilizan apps bloqueadoras de anuncios en su móvil es ya del 37% y que otro 42% aún no lo usa pero estaría dispuesto a hacerlo. Esto pone de manifiesto el rápido crecimiento de esta práctica que en solo dos años ha subido exponencialmente y que en los próximos subirá, sin duda, mucho más.

En el caso de España y según el primer “Estudio sobre el uso de los adblockers en España“ presentado recientemente por lAB Spain, el 26% de los internautas españoles utiliza ya este tipo de software. Una cifra elevada, aunque aún por debajo de la media global. Además aquí el perfil del bloqueador baja en edad hasta entre los 18 y los 34 años y es mayoritariamente estudiante, soltero y sin hijos.

¿Por qué aumenta esta tendencia?

Es obvio que la inclusión de publicidad en Internet ha sido siempre intrusiva desde sus inicios, con aquellos banner invadiendo la pantalla y por lo tanto es normal que el usuario si tiene medios para bloquearla lo haga. El problema es que todo esto se agrava con al aumento del uso del móvil, ya que la pantalla es más pequeña y cualquier inclusión publicitaria en la misma suele provocar el malhumor del internauta sobre todo por la dificultad de cerrarla. En concreto el 61% de los usuarios lo primero que busca es cómo cerrar el anuncio.

En este sentido el formato pre roll, ese anuncio que se activa al darle al play a un vídeo que queremos ver y que nos entorpece nuestra visualización, según estos estudios es el formato publicitario más odiado por los usuarios y por tanto el que más provoca la colocación de ad blockers. Algo tan cercano a la publicidad televisiva y por lo tanto tan distante de lo que busca un internauta debe replantearse.

Por si fuera poco, la sencillez de instalación y manejo de estas aplicaciones hacen que cualquier persona cansada de los anuncios se interese por ellas. Estos también permiten confeccionar “listas blancas que permiten incorporar allí los medios o webs que nos son afines y a los que permitimos que nos ofrezcan publicidad.

¿Qué hace la industria?

Por una parte hay que comprender que también estos medios ofrecen muchos de sus contenidos de manera gratuita, por lo que sería comprensible que los usuarios también pusieran de su parte en este sentido y accedieran a convivir con la publicidad, pero también es cierto que cada vez hay más webs que abusan de esta práctica echando para atrás cualquier afinidad del público por los anuncios.

Pero no todo está cerrado, porque mucha gente está dispuesta a ver anuncios de sus marcas favoritas (43%) y a aceptar publicidad que les haga descubrir nuevos e interesantes productos (44%). Por lo que está claro que hay que centrase en potenciar estos intereses si se quiere llegar al corazón (lista blanca) del usuario.

Afortunadamente en usuarios, anunciantes y medios podemos encontrar la seriedad que requiere tanto el cuidado de los usuarios por parte de los medios, como el reconocimiento de estos de que sus medios preferidos necesitan financiarse. Joaquín Frías, responsable de marketing estratégico de PRISA Brand Solutions, en su artículo Ad blockers. ¿Y ahora qué? muestra algunas de las posibles buenas prácticas que pueden mejorar el acercamiento de los intereses de todos los implicados de diferente manera:

  • La disuasión moral | Haciendo entender al usuario el trabajo que hay por detrás de los medios y que afecta al talento y esfuerzo de muchas personas. Los medios deben abrir un diálogo con sus clientes y así estos pueden también incluirlos en sus listas blancas.
  • Publicidad diferente | Buscando otras formas de publicidad menos agresivas o intrusivas como la publicidad nativa (branded content, storytelling…),  que buscan llegar hasta el usuario a través de su aceptación emocional.
  • La defensa legal | Implicaría la búsqueda y regulación de esta práctica por la vía legal, no en contra del usuario, sino en contra de los servicios de ad blocking que pudieran obtener beneficios por esta práctica. De momento las batallas legales que están en marcha contra las apps de bloqueo están fracasando. El último caso es la desestimación en los tribunales de la denuncia que hicieron los periódicos alemanes contra Adblock Plus, uno de los ad blocks más populares.
  • Bloqueo de acceso | Se trata de una práctica algo más agresiva, ya que limitaría el acceso al contenido de los usuarios con ad blockers activados. Sin duda es una práctica que hay que pensársela dos veces, porque podría provocar un alto rechazo por parte de la comunidad de Internet.
  • La autorregulación | Quizás la mejor manera de solventar el problema es simplemente ponerse en la piel del usuario y darse cuenta de que la publicidad abusiva no es el mejor camino, ni para los medios, ni para los anunciantes cuyos anuncios son cada vez menos vistos. La calidad de los medios también hay que medirla a partir de la experiencia de usuario que se ofrece.

La práctica de los ad blockers está aumentando pero, cómo concluye el estudio de IAB Spain, “si se aplican mejoras al mostrar publicidad, como evitar la emergente que tapa contenidos o poder decidir si ceder su información al navegar, siete de cada 10 usuarios declara que desactivaría los ad blockers“, por lo tanto el camino del entendimiento en todas las direcciones está aún abierto.

 

1 COMENTARIO

  1. Un artículo interesante, por supuesto yo soy de los que lira primero como saltarse los anuncios simplemente porque son muy pesados y generan fuerte rechazo 😉 no sólo en la publicidad en sí sino en la marca 😉