tendencias

Y ahora llegan los mini drones

Selección de minidrones
Con la expansión de los drones, llegan los minidrones © Lily
Por TLife.guruAutor

Se llama Lily y aspira a ser la estrella de los nuevos minidrones. Con un peso de 1,3 kilos y resistente al agua, Lily es en realidad una cámara montada sobre un dispositivo volador autónomo que te seguirá allí donde vayas para filmar o fotografiar cada uno de tus movimientos y ponerte las botas a base de selfies aéreos. Fácil de manejar, funciona a través de un GPS que se orienta a partir de un pequeño dispositivo rastreador que el usuario lleva en la muñeca o en el bolsillo. Para activar a Lily, solo hay que apretar un botón del dispositivo y lanzar el minidrone al aire.

Lily, que mide 26 centímetros por lado y algo más de ocho de altura, pondrá automáticamente sus hélices en funcionamiento y se dedicará a inmortalizarte mientras te echas una carrera, esquías, saltas, bailas, nadas, navegues o desarrolles la actividad que más te plazca. Sin necesidad de ningún control remoto, la cámara voladora Lily, similar a una GoPro Hero3 (puede registrar imágenes de 12 MP y video en HD 1080p a 60 fps) te seguirá fielmente, posicionándose hasta una altura de 15 metros, hasta que, pulsando un botón, le ordenes que aterrice de nuevo. Parece que de momento no podrá volar más de 20 minutos seguidos, sus baterías no dan para más. Eso sí: se mueve a bastante velocidad, pues es capaz de volar a unos 40 kilómetros por hora y podrás adquirirla a partir de febrero de 2016 a un precio que rondará los 800 euros.

Minidron_643

Lily aspira a ser la estrella entre los minidrones © Lily

Pero si Lily te parece demasiado para empezar en el mundo de los minidrones y de la imagen aérea, hay otras propuestas más asequibles, como el Ology, que vale alrededor de 150 euros, el Rolling Spider (99 euros) u otro que promete mucho y que puede pedirse a partir de este mes de julio a un precio de oferta de 239 euros. Se trata del Zano, también autónomo, como Lily, y tan pequeño que cabe en la palma de tu mano.

Sin embargo, si más que freírte a selfies lo que te apetece es simplemente disfrutar controlando el vuelo de uno de estos artefactos tan de moda, hay muchísimas otras alternativas en el mercado. Aquí puedes ver hasta 14 propuestas diferentes. Algunas realmente económicas, entre ellas el sencillo y diminuto UDI RC nano (26 euros), o el Hubsan X4 que vale unos 36 euros. Algo diferente es el minidrone Jumping Sumo (159 euros), que se pilota desde el Smartphone y, aunque no vuela, es capaz de dar saltos de hasta 80 centímetros de altura. La oferta es inmensa porque, sin duda, el mundo del minidrone está en plena expansión, y sus ejemplares, cada vez más minúsculos y más fáciles de manejar, están ya al alcance de casi todos los bolsillos.

 

 

1 COMENTARIO