Legal

El notario online que funciona con tecnología ‘bitcoin’

Un nuevo servicio digital le hace la competencia a los notarios
Un notario un poco ocupado.
Por TLife.guruAutor

Imagina que tienes que certificar un email ante notario. Lo imprimes. Lo llevas a la notaría. Y la ‘broma’ te sale por más de 100 euros. Imagina ahora que, en lugar de hacer eso, reenvías ese email a un destinatario determinado que lo valida de forma automática e instantánea y por solo 20 céntimos de euro. Ahora ya puedes dejar de imaginar: esto es ya un hecho gracias a Stampery, una especie de notaría digital.

Esta web ofrece servicios de certificación de comunicaciones y emails que tienen “la misma validez que si lo hiciera un notario, y a un precio significativamente más barato”, asegura Luis Iván Cuende, uno de sus creadores.

Cuende cuenta el ejemplo de una empresa que quería certificar varias páginas de código fuente [las líneas de texto que indican a un programa cómo funcionar] para no perderlo en caso de que la persona que lo estaba desarrollando rompiese el vínculo con la compañía. Como las notarías cobran más cuantas más páginas tienen que certificar, el importe ascendió a 250 euros.

En Stampery lo hubieran podido hacer incluso gratis: ofrecen una cuenta gratuita de prueba para certificar cinco archivos que ocupen un máximo de cinco gigabites entre todos. Quienes quieran más tienen la opción de pagar algo menos de 10 euros por 250 documentos con un peso máximo de 250 gigas. En caso de clientes corporativos, adaptan el presupuesto a sus necesidades.

Con la tecnología de Bitcoin

Stampery puede permitirse prestar estos servicios a estos precios gracias a su tecnología, basada en blockcain. Su fundador explica que esta fue creada como base de la criptomoneda Bitcoin para que nadie pudiera usar una misma moneda dos veces. Se trata de una base de datos mundial abierta y pública donde se pueden introducir datos pero no borrarlos.

Este sistema es precisamente el que permite la certificación. El joven emprendedor -que montó su primera empresa a los 12 años- explica que lo que Stampery publica ahí no es el contenido de las comunicaciones en sí, sino su “matrícula“, el número de referencia de esa certificación.

Acuerdos verbales con notas de voz

Otra de las utilidades de Stampery es la de validar acuerdos verbales entre dos o más personas mediante notas de voz. Esto les otorga validez jurídica sin necesidad de más pruebas o de que nadie testifique. El sistema de notas de voz también es interesante para las compañías de telecomunicaciones y otras que a diario realizan numerosos contratos verbales, ya que todos ellos los deben certificar ante notario.

Cuende comenta que también los artistas pueden beneficiarse de sus servicios. De hecho, Stampery fue inicialmente creada pensando en ellos. “Pensamos que les interesaría mucho poder registrar su propiedad intelectual de forma casi gratis y rápida“.

Lo próximo que quieren hacer es desarrollar su sistema que sirva para registrar patentes y pruebas de existencia y autoría. Y también un procedimiento de firma digital a través de nuestra identidad en redes sociales, “de tal modo que puedas firmar contratos con tu usuario y contraseña en esas redes”.

Pocas cosas se le resisten a Stampery, que dentro de poco estará también podremos usar en nuestros smartphonesEso sí, Cuende reconoce que tienen limitaciones en países como España “donde los notarios tienen más poder y están más vinculados al Estado” y hay servicios como la escritura de un piso que no es posible certificar a través de su tecnología. Para todo lo demás, que tiemblen los notarios.

5 COMENTARIOS

  1. Hola,mi padre hizo testamento dejando a mi madre usufructuaria ,a mi heredera y tenia que darles 3000 euros a cada uno de mis hermanos al fallecer mi padre (en su dia ya les di ) y 3000 euros al fallecer mi madre ¿si mi madre hiciera testamento a mi favor, evitaría tener que darles esa cantidad o es obligatorio darles? Gracias.

  2. este notario ‘virtual’ tendrá utilidad, al menos en España, entre particulares. Cualquier otro documento que se pretenda hacer valer ante una Administración y/o corporación de Derecho Público realizado con este novedoso sistema no tendrá validez. Es cierto que los notarios – pese a que ellos repiten hasta la saciedad que sus precios son los mismos desde hace 20 años – son un coste excesivo a cualquier transacción patrimonial no es menos cierto que su función como depositarios de la fe pública (nihil fius pride) le da a los documentos por ellos generados una apariencia de legalidad y certeza que nunca va a poder ser igualada por un sistema virtual que sí podrá comprobar la identidad entre documentos pero nunca su ajuste al Derecho ante el que se pretenden hacer valer. Los notarios son, en suma, como los intérpretes jurados, existen formas digitales de traducir textos, pero ,al final, si quieres un buen resultado , necesita ser repasado por una persona. Eso será así hasta que lleguen los tiempos de Skynet (si llegan).




TRIVIA
  • 1¿Cuánto costó el primer iPhone (el más barato)?