Una red social para la otra vida
Recordando a los muertos en internet.

ideas nuevas

Una red social para no olvidarles nunca

Por TLife.guruAutor

Los fallecimientos de usuarios de redes sociales aumentan con los años y a medida que envejecen los titulares de los perfiles. Aunque es difícil contrastar estos datos, solo en 2012 ya murieron tres millones de personas registradas en Facebook, según estimaciones de la consultora DAS; y las cifras van a más.

De este modo, en 2060 es posible que Facebook –si es que aún existe– cuente ya con más cuentas de personas muertas que vivas, según diversas proyecciones basadas en la tasa de crecimiento del sitio y la progresión de la edad de sus usuarios. El rastro que queda de ellas es el perfil que un día crearon.

Facebook facilita un formulario para tomar el control de dichas cuentas, con dos únicas opciones: convertirlas en “conmemorativas” o eliminarlas. También abren la opción a “solicitudes especiales”. Todo ello siempre y cuando quien lo solicite supere un sistema de verificación de que se trata de un familiar cercano o alguien autorizado. De igual modo funciona en Instagram.

En el caso de Twitter, los familiares o personas con permiso legal podrán –también a través de un formulario– desactivar o eliminar la cuenta de la persona fallecida, o bien solicitar que se eliminen imágenes o vídeos de su perfil, salvo en casos en los que, debido a “factores de interés público, como el valor informativo”, la red social se reserva el derecho de decidir. En LinkedIn solo se puede eliminar el perfil, y lo mismo sucede en Google +.

El cielo 2.0

Frente a estas opciones frías y que borran súbitamente toda una biografía, hay otra perspectiva más interesante: ¿y si hubiese una red social dedicada a nuestros seres queridos fallecidos? Una especie de cielo online de los muertos. Igual que tenemos nuestros perfiles online en vida, podríamos contar con uno cuando esta llegue a su fin…

Es lo que han pensado los creadores de Alife, una red social pensada para crear el perfil de una persona que ha fallecido y a la que queremos mantener en la memoria, compartiendo fotos, vídeos, textos, palabras, anécdotas y otros materiales entre familiares y amigos. El concepto es similar al de In Memoriam o al de la web judía Neshama, nacidas para mantener el recuerdo de aquellos seres queridos que ya no están vivos.

La idea de crear Alife surgió de una película: La memoria de los muertos, de Omar Naim. En ella, los familiares de un fallecido reciben un video-resumen con los momentos que la persona grabó en vida gracias a un chip insertado en su cerebro. Cuando el emprendedor Jordi Martínez la vio tuvo claro cómo hacerlo realidad: con una red social que nos permitiera dejar un legado online a nuestros seres queridos, y en la que ellos también pudieran compartir sus recuerdos.

Naturalizar la muerte

¿Y esto, para qué? “Cuando alguien muere, no sabemos cómo gestionar los sentimientos con sus allegados, y estos a menudo tampoco saben cómo gestionar su propio duelo, ya que casi está mal visto exteriorizarlo. Alife puede convertirse en una opción real de ayuda para romper esas barreras. El hecho de compartir los sentimientos y poder recibir el cariño y los recuerdos de otras personas es muy reconfortante para quien está pasándolo mal”, explica Martínez.

Para los portavoces de Alife, esta red social “desafía el viejo tabú de la muerte, naturalizándolo al generar un espacio online adecuado para quienes suponen un ‘problema’ para el resto de redes”. También creen que así se democratiza el derecho a tomar el control de nuestra propia muerte digital. Los usuarios tendrán posibilidad de generar su legado póstumo online en una fase más avanzada de desarrollo de esta red, tras su actual lanzamiento simultáneo en España y en Estados Unidos. De momento ya cuenta –según cifras de la plataforma– con 4.000 usuarios y con 800 microinversores que creen en esta iniciativa.

El modelo de negocio de la plataforma girará en torno a experiencias premium de valor añadido, así como a nuevos subproductos y servicios que se irán generando. Aparte del sitio web puede usarse con su correspondiente app para dispositivos Android y Apple.

Celebración mundial

El próximo 21 de julio, Alife lanzará en España y en Estados Unidos la campaña #1MMemories, con la que, además de darse a conocer, pretende naturalizar la muerte, homenajear a nuestros seres queridos fallecidos y pelear contra su olvido, y ayudar a mitigar el dolor de quienes están pasando por un proceso de duelo. Para ello, tratarán de movilizar a al menos un millón de personas que compartan algún recuerdo en cualquier red social (Facebook, Pinterest y Twitter…) –o en la web de la campaña– junto con el hashtag #1MMemories.

Más allá de esto, el objetivo de la iniciativa es apoyar una petición al Gobierno Estadounidense para que el día 30 de agosto se instaure el Grief Awareness Day (una especie de celebración del duelo y la exteriorización de la pena). A nivel global, pedirán a Naciones Unidas establecer ese día como el In Memoriam International Day: un día por la memoria de los que ya no están y por la normalización de la muerte.

 

10 COMENTARIOS

  1. Una gran idea, sin duda esta nueva RRSS cambiara la manera que tenemos de entender la muerte y mantener vivos los recuerdos de todas aquellas personas que ya no estan. Una web y app preciosa. Felicidades.

  2. Me parece una gran idea. Siempre es bonito recordar a los seres queridos que ya no están junto a tí. Y compartirlo con todos sus amigos y familiares.

  3. Magnífico, por fin un lugar donde poder recordar a nuestros seres queridos y compartir con las personas que coincideron y compartieron con ellos algunos momentos de sus vidas, y así queden sus vivencias para siempre y eternamente.

  4. Los tiempos cambian e internet los esta cambiando mas rápido aun. Ya ha cambiado nuestra forma de vivir, así que la única pregunta que me puedo hacer después de leer esto es… ¿podrá cambiar internet la forma de morir en las RRSS?, o por lo menos la forma en que podemos gestionar los contenidos tras ella. Puede que Alife sea la respuesta, pero eso es algo que solo el tiempo dirá. De entrada felicidades por la idea y por una aplicación beta impecable.