buenas ideas

Este mapa sabe encontrar calles gemelas en el mundo

Terrapatern, un programa que puede contar cualquier elemento geográfico
Un ejemplo de Terrapattern buscando piscinas similares.
Por TLife.guruAutor

Imagínate que trazas en Google Maps esa calle de tu barrio que tanto te fascina. Y ahora imagínate que hubiera una herramienta que pudiera identificar cuántas calles en todo el mundo se parecen a ella. Pues resulta que esa herramienta se llama Terrapattern y ya está en alpha (la primera versión de un programa informático).

La han creado un grupo de geógrafos apasionados de la Universidad Carnagie Mellon. La idea es una especie de ingeniería inversa de cualquier imagen que provenga de un mapa. Terrapatern te deja moverte por Google Maps, dibujar un área y buscar cuántas se parecen a ella. Es decir, que si quieres saber cuántos callejones hay en Madrid, puedes. O, mejor dicho, podrás.

TLIFE

De momento, las ciudades disponibles en esta versión son solo seis: Pittsburgh, San Francisco, Miami, Austin, Detroit (todas de EE UU) y Berlín, la única representante (por el momento) de la Vieja Europa. Ahora piensa en la potencia. Imagina que quieres saber cuántos parques hay en tu barrio. O cuántos paneles solares tenemos en toda España. La herramienta puede hacer esos cálculos.

En fase de perfeccionamiento

De momento, el problema es que, a la hora de visualizarlos, solo ofrece un mosaico de imágenes y un diagrama de dispersión (que indica con puntos la densidad de áreas similares sobre la región a evaluar). Lo ideal es que en el futuro sea capaz de generar un excel con el número exacto de patrones que estás buscando.

En la tecnología que lo alimenta, intervienen palabrejas de moda como las redes neuronales (algoritmos que aprenden por sí mismos) y un paradigma al que se conoce como machine vision y que básicamente quiere decir la capacidad de las máquinas de identificar visualmente algo a partir de un banco de imágenes similares.

Las aplicaciones pueden ser tremendas. Por ejemplo, en The Atlantic, un experto de Cruz Roja indica que podría servir para evaluar en segundos y con mucha precisión las estructuras dañadas por un desastre natural. Y el presupuesto de este proyecto supera por poco de los 30.000 euros. Una nueva demostración de que, sí, vivimos en un mundo de ciencia ficción.

AÚN NO HAY COMENTARIOS